Actualidad

Triunfaron sin sorpresas

Los chicos de "OT-2" gustaron a su público, no tan numeroso como se esperaba para el arranque de su gira, y cumplieron perfectamente el guión de cantar bien sus temas y promocionar sus "singles".
IOSUNE NIETO, Tenerife
1/may/03 14:12 PM
Edición impresa

Un verdadero maratón de temas y artistas fue lo que se pudo ver ayer en el recinto ferial de Tenerife, en el concierto y arranque de la gira de los que fueron concursantes de la segunda edición de "Operación Triunfo". Dos horas y cuarto de actuaciones, con dos "bisses", y diecisiete protagonistas en el escenario hacían a veces difícil mantener la atención en todo momento, aunque claramente niños y grandes ?había de todo? volvían a retomar el concierto en cuanto salía el artista local, el tinerfeño Tony Santos, quien estuvo muy bien, dicho sea de paso.

Las chicas primero, una a una, y los chicos después, y todos al unísono a continuación arrancaron puntualmente a las nueve y media de la noche las más de dos horas de cantos de todos los "single" a la venta de los jóvenes aspirantes a estrellas, con el "Pintarse la Cara" o La Fuerza del Cariño, para ser más exactos, del argentino Diego Torres, adoptado como himno de la Academia en su última edición.

A partir de ahí se sucedieron las interpretaciones como solistas, en dúos o en grupo, en las que quedaron al descubierto las preferencias de los asistentes por uno y otro cantante, lo que se traducía en gritos de auténtica pasión por Tony, Ainhoa y Beth, al principio por este orden, aunque después arrancarían vítores de auténtica redención entre las féminas de toda edad los guapísimos Hugo y Manu Carrasco, Danni o Joan.

Y para morbazo, el dúo que protagonizaron Nika y Hugo gritándose "Loco (o loca) por tí", cumpliendo a rajatabla el muy ensayado guión, besos y abrazos entre los ex componentes de la Academia incluidos.

Y es que lo de ayer resultó un poco estridente, lo que se puede concluir no sólo de los comentarios de los asistentes, sino además de las manos que se llevaban a los oídos, si no al corazón, porque el bombardeo de watios de sonido resultó excesivo para un recinto no muy lleno de gente (para hacerse una idea, iba desde el escenario hasta la torre de sonido). Y por los flancos era fácil acercarse al protagonista de turno, que te miraba a la cara.

Danni Úbeda, con "Chiquilla", inició el repertorio en solitario, le siguieron Mai Meneses, Enrique Anaut, Miguel Ángel Silva... y así iban interviniendo todos con su single, su canción preferida en la Academia o con otro compañero.

El encendido de bengalas llegó con Tony Santos, quien lució en su cazadora el símbolo de la campaña "Tenerife Amable", y al que acompañó en un dúo de lujo la "eurovisiva" Beth.

Y anécdotas sin fin, como el que seguía el concierto con un móvil de esos que hacen fotos, niños con caras pintadas a favor de un cantante u otro; igualmente camisetas y globos que conformaban la bandera canaria.