Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Osasuna encadena su tercera victoria a costa de un flojo Tenerife leer

Bush rehusó anoche proclamar la victoria en la guerra contra Irak

Estados Unidos evita, de esta forma, cumplir con ciertas responsabilidades, como la liberación y repatriación de todos los prisioneros, unos 6.000, incluidas en el Convención de Ginebra.
COLPISA, Nueva York
2/may/03 5:54 AM
Edición impresa

 

El Gobierno de Estados Unidos no quiere dar por terminada la guerra en Irak. Al contrario de lo que muchos habían anunciado, al cierre de esta edición se preveía que George Bush no declararía el fin total de las hostilidades y se limitaría a decir que ya habían finalizado "las principales operaciones de combate", algo que, al fin y al cabo, ya había anunciado hace dos semanas el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

Bush se dirigió ayer por televisión a la nación a las nueve de la noche, hora de Nueva York (dos de la madrugada hora de Canarias), desde el portaaviones USS Abraham Lincoln, que después de cumplir su misión en el Golfo se encuentra en el Pacífico rumbo a la costa de California.

"Desde un punto de vista legal, aún no se puede hablar del final de la guerra", adelantó el jueves el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer. "Todavía hay soldados que son disparados y devuelven los ataques", agregó, en referencia a los incidentes en Faluya, a 50 kilómetros al oeste de Bagdad, en donde los soldados dispararon en dos ocasiones contra varios grupos de personas que protestaban por la presencia de los estadounidenses en el país.

En su discurso, El presidente Bush habrá elegido cuidadosamente sus palabras para que no parezca que está hablando de victoria o de la conclusión de las hostilidades. Una declaración oficial del final de la guerra obligaría a su Gobierno a asumir ciertas responsabilidades, como la liberación y repatriación de todos los prisioneros de guerra.

Estados Unidos tiene aún capturados 6.000 prisioneros de guerra iraquíes y otros miles están en manos de los soldados británicos.

Los altos mandos siguen sin haber decidido qué prisioneros mantendrán detenidos. Al evitar una declaración formal del cese de hostilidades, el Gobierno de Bush evita cumplir con esta obligación, que forma parte de la Convención de Ginebra.

Tareas de reconstrucción

No obstante, según Ari Fleischer, este nuevo discurso marca "un momento importante" en el conflicto, ya que significa que el Ejército estadounidense dejará de enfocarse en el combate para centrarse en tareas de reconstrucción del país.

"El pueblo iraquí tiene libertad y se ha eliminado la amenaza para Estados Unidos", dijo. Para confirmar que las relaciones entre Estados Unidos e Irak están entrando en una nueva fase, el Departamento de Estado recomendó ayer al Congreso que elimine a Irak de la lista de siete países que respaldan las actividades terroristas.

Según fuentes de la Administración, no se hablará de final de la guerra hasta que no se forme un gobierno en Irak que decida qué prisioneros serán juzgados.

Preguntado acerca de cuándo terminará la guerra, Fleischer se limitó a responder que "la decisión se tomará según sucedan los acontecimientos en tierra y la reacción de los comandantes a lo que ocurra".

Con la guerra en Afganistán, el Gobierno de Estados Unidos declaró que no pensaba respetar la Convención de Ginebra en lo que se refería al trato de cientos de prisioneros del régimen talibán o del grupo terrorista Al Qaeda.

Han sido tratados como "combatientes enemigos", privados de todos sus derechos. En esta ocasión, la administración Bush dice querer respetar escrupulosamente las normas del derecho internacional.

También por razones legales como políticas, la Casa Blanca ha tenido sumo cuidado en evitar hablar de la "ocupación" de Irak, aunque según los expertos legales se den todos los criterios para que se pueda llamar así.

Según la Convención de La Haya, "el país ocupante deberá tomar todas las medidas en su poder para asegurar en lo posible el orden público y la seguridad, al mismo tiempo que respetará las leyes que estén en vigor en ese país".