Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias, segunda comunidad con más agresiones de alumnos a profesores leer

Empresas en horas grises

La Asociación Local de Comerciantes e Industriales de Puerto de la Cruz insiste en que la ciudad necesita entre 4.500 y 5.000 plazas de aparcamiento, más dotación de policías locales y nacionales, una mejora general del entorno, mayor promoción exterior y "mucha imaginación".

EL DÍA, Puerto de la Cruz
4/may/03 18:38 PM
Edición impresa

El presidente de la Asociación Local de Comerciantes e Industriales de Puerto de la Cruz (Alcipc), Juan Carlos Arricivita, considera que la economía vive un "presente gris" y propone como antídoto a la recesión local una serie de propuestas que los empresarios no se cansan de repetir: la creación de entre 4.500 y 5.000 plazas de aparcamiento, la conclusión de los proyectos estancados, la mejora general del entorno urbano, el incremento de la promoción exterior, la erradicación de la venta ambulante, el aumento de las plantillas de la policía local y nacional y, sobre todo, "mucha imaginación".

Arricivita recalca que la falta de aparcamientos es una de las mayores dificultades que afrontan los comerciantes portuenses, "por lo que las plazas previstas para el Parque Marítimo, como mínimo 2.500, no deben incluirse en las 5.000 que demandamos".

Las obras del Parque Taoro, el Jardín Botánico, el Parque Marítimo y el puerto deportivo-pesquero son otras prioridades para Alcipc.

Dinamización comercial

En su opinión, el Ayuntamiento portuense debería impulsar políticas de dinamización comercial y mejorar la limpieza, las zonas verdes, las aceras y el mobiliario urbano, "para que podamos hacer frente a la competencia de las grandes superficies". Además, sostiene que la administración local debería contar con técnicos especialistas en comercio y con una concejalía de turismo y comercio.

La modificación de la ordenanza municipal de venta ambulante para la total erradicación de esta actividad es otra de las demandas de Alcipc.

"Somos realistas y sabemos que la economía no va bien. Tras la llegada del euro vivimos una época de recesión en toda Europa, que se agrava con los efectos de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y de la invasión de Irak - subraya - . La gente tiene menos poder adquisitivo y en lo primero que recorta es en las compras y en las vacaciones".

"Esta situación hace que el comercio esté actualmente tocado, a pesar de que las expectativas de futuro no son malas", sentencia Arricivita.