Actualidad

"Me voy contento"

Juan Pablo II, antes de despedirse, pidió al pueblo español que no rompa con sus raíces cristianas, porque sólo así será capaz de "aportar al mundo y a Europa la riqueza cultural" de su historia.
AGENCIAS, Madrid
5/may/03 14:12 PM
Edición impresa

 

Con un llamamiento a la unidad de la familia, la defensa de la fe y las raíces cristianas y la evangelización concluyó en la tarde de ayer la quinta visita de Juan Pablo II a España. Una estancia breve, de apenas 30 horas, pero muy intensa en la que el Papa demostró una vez más su gran capacidad de movilización, al reunir a cerca de dos millones de personas entre la vigilia con los jóvenes que protagonizó el pasado sábado en Cuatro Vientos y la misa de canonización de cinco nuevos santos que ofició ayer en las calles de Madrid. "De nuevo me voy contento. Adiós España. Que Dios os bendiga", fueron las palabras con las que concluyó la eucaristía.

El Sumo Pontífice y su séquito partieron de Barajas sobre las 19:00 horas, poco después de ser despedido oficialmente por los Reyes y el presidente del Go-bierno, José María Aznar, en la pista del aeropuerto, junto a una extensa representación de autoridades civiles y eclesiásticas. Allí Juan Pablo II protagonizó emotivas escenas, como el beso que ofreció a la Reina en su despedida, o las bendiciones que otorgó, rompiendo el protocolo, a varias personas antes de acceder al Airbus de Iberia "Cueva de Nerja" que lo llevó de regreso a Roma. Con anterioridad, el Santo Padre había mantenido un segundo encuentro en la sede de la Nunciatura con don Juan Carlos y doña Sofía, esta vez acompañados del Príncipe de Asturias, los Duques de Lugo y de Palma y los hijos de estos últimos. Durante la audiencia, los Reyes invitaron al Papa a realizar una sexta visita a España aparte de la que podría realizar con motivo de la celebración en 2006 en Valencia de la Jornada Mundial de la Familia.

Éstos fueron los últimos instantes de una intensa e histórica jornada que tuvo como acto central, en la madrileña plaza de Colón, la solemne ceremonia de canonización de cinco nuevos santos españoles ?las religiosas Genoveva Torres, María Maravillas de Jesús y Ángela de la Cruz, y los sacerdotes José María Rubio y Pedro Poveda? a la que asistieron más de un millón de personas llegadas desde todos los rincones de la geografía española y otros muchos puntos de Iberoamérica. Una muchedumbre que, como ya ocurriera el sábado en Cuatro Vientos, desbordó todas las previsiones y aguantó con estoicismo el intenso calor, los apretones y la mala audición que se registró en algunas partes del recinto. Los servicios de Protección Civil atendieron a unas 300 personas, en su mayoría afectadas por lipotimias.

El mensaje para España

Juan Pablo II dijo ayer que surgirán nuevos frutos de santidad "si la familia sabe permanecer unida" y pidió al pueblo español que no rompa con sus raíces cristianas, porque sólo así será capaz de "aportar al mundo y a Europa la riqueza cultural" de su historia.

Durante su homilía en la ceremonia de canonización, invitó a los asistentes a pedir con él "que en esta tierra sigan floreciendo nuevos santos. Surgirán ?dijo? otros frutos de santidad si las comunidades eclesiales mantienen su fidelidad al Evangelio".

"Los nuevos Santos ?agregó el Pontífice? tienen rostros muy concretos y su historia es bien conocida. ¿Cual es su mensaje? Sus obras, que admiramos y por las que damos gracias a Dios, no se deben a sus fuerzas o a la sabiduría humana, sino a la acción misteriosa del Espíritu Santo, que ha suscitado en ellos una adhesión inquebrantable a Cristo crucificado y resucitado y el propósito de imitarlo. Queridos fieles católicos de España: ¡dejaos interpelar por estos maravillosos ejemplos!".

Al concluir la misa, Juan Pablo II improvisó: "España evangelizada. España evangelizadora. Ése es el camino. No descuidéis nunca esa misión que hizo noble a vuestro país en el pasado y en este momento intrépido para el futuro", para recordar que la juventud española reunida en Cuatro Vientos había demostrado a la sociedad que "se puede ser moderno y profundamente fiel a Jesucristo".