Dinero y Trabajo

La carne de cochino negro se podrá comercializar a medio plazo en Tenerife

El Cabildo Insular, a través de un programa de recuperación, ha salvado a esta raza de la desaparición y, ahora, pretende someterla a un plan de selección intenso y, después, a otro de producción industrial. En la actualidad, en la Isla hay unas 300 cerdas negras reproductoras.
M.A. RUIZ, S/C de Tenerife
5/may/03 15:53 PM
Edición impresa

 

El cerdo negro canario es una raza tradicional de las Islas Canarias, muy resistente y adaptada a las condiciones climáticas del Archipiélago. Sin embargo, ha tenido el grave problema de encontrarse casi en extinción.

Esta fuerte pérdida de efectivos ha sido debida a que las muchas ventajas raciales, unidas al fácil manejo, no han sido capaces de superar los bajos índices productivos de la raza, por lo que además de abandonarse su cría, se han producido cruces incontrolados con razas blancas más rentables. Por todo ello, resulta imprescindible proteger y potenciar esta raza autóctona.

El Cabildo Insular de Tenerife inició el programa del cerdo negro canario con la cesión de seis animales por el Cabildo de La Palma al de Tenerife en 1991. Dicha especie se encontraba prácticamente extinguida en esta Isla.

Según manifestó a EL DÍA el veterinario del servicio técnico de Agricultura del Cabildo de Tenerife, Santiago Mayans, en la actualidad están contabilizadas unas 300 cerdas negras reproductoras en esta Isla, cifra suficiente para mantener a la citada raza.

En toda Canarias no se supera la cifra de 600 cabezas reproductoras y el rebaño mayor no alcanza el número de los 70 animales.

El principal objetivo que se ha trazado últimamente la Corporación tinerfeña es someter a esta especie a un programa de selección intenso y luego a otro de producción industrial.

Bajo en colesterol

Mayans aseguró que para mejorar los actuales índices de producción "habría que hibridar en primera generación a las cerdas, para sacar esa generación al mercado. Con ello, la tasa de crecimiento sería mayor y, al mismo tiempo, se llevaría a cabo el mantenimiento de la raza".

El Cabildo tiene en la finca El Helecho, en el municipio de Arico, unas veinte cerdas reproductoras y cinco berracos sementales, con una producción estable de dos partos anuales por cerda y año, con una media de siete lechones por cerda y año.

Una parte de estos cochinos negros son cedidos a ganaderos que están interesados en criar, no sólo en Tenerife sino también en La Palma, donde la especie en los últimos años se ha visto muy mermada.

En la actualidad se lleva a cabo una venta de ejemplares a muy bajo precio a los ganaderos incluidos en el programa.

El mencionado plan de recuperación del cerdo canario ya tiene consolidado su primer objetivo, ya que la raza se ha salvado de la desaparición, con una diversidad genética suficiente como para acometer una segunda fase de selección y mejora genética.

La tercera fase iría destinada a la producción industrial.

Santiago Mayans comentó que el cerdo negro es "una especie que infiltra más grasa en la fibra muscular, lo que da un aspecto característico de carne marmoleada. Este tipo de grasa disminuye los niveles de colesterol. Todo ello le da un sabor y caracterización propia al cerdo negro, catalogándola como una carne de calidad. Por contra, es una raza que cunde menos y tarda bastante más tiempo en crecer".

Este producto cárnico no se encuentra a la venta en las carnicerías. No obstante, si este último programa se iniciara ya, en un par de años se podría comercializar este carne.

De momento, se vende a algunos restaurantes de la Isla y en función de las posibilidades que el Cabildo de Tenerife tiene de producción.