Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Bermúdez pide paralizar un desahucio y el lanzamiento judicial de hoy en Añaza leer

Burns pide a Mazen que pare la violencia y a Sharon, los asentamientos colonos

El enviado especial estadounidense y el primer ministro palestino discutieron los detalles de la visita que dentro de unos días realizará a la región Colin Powell para poner en marcha, cuanto antes, la Hoja de Ruta. En la reunión no estuvo Arafat, pero sí dos de sus ministros muy próximos a él.
COLPISA, Jerusalén
6/may/03 6:13 AM
Edición impresa

 

EEUU quiere poner en marcha cuanto antes la Hoja de Ruta. El enviado especial William Burns pidió ayer al primer ministro palestino, Abu Mazen, que luche contra la violencia ya que ése es el único camino que permitirá concretar la iniciativa de paz.

Burns se entrevistó durante más de una hora con Mazen en Ramala pero ignoró a Yaser Arafat. La de ayer fue la primera reunión de trabajo que Mazen celebraba al máximo nivel desde que fue investido la semana pasada.

Abu Mazen y Burns discutieron los detalles de la visita que dentro de unos días realizará a la región Colin Powell. La Administración Bush está actuando por primera vez con decisión en el conflicto, si bien todavía es pronto para saber si el esfuerzo dará frutos.

El enviado estadounidense adelantó que una delegación de expertos acompañará a Powell y discutirá calendarios y mecanismos para la aplicación de la Hoja de Ruta. "He transmitido la determinación del presidente Bush, que es muy fuerte, de aprovechar la oportunidad que tenemos delante para avanzar con agresividad y con energía hacia la visión de los dos Estados que él ha señalado, usando como punto de partida y marco la Hoja de Ruta", declaró Burns.

En la reunión de Ramala también se sentaron dos ministros palestinos, Nabil Shaaz y Saeb Erekat, a quienes se considera próximos a Arafat. Fue un gesto con el que Arafat quiso dejar claro que él es quien, a pesar de su reclusión, toma las últimas decisiones.

"Concesiones dolorosas"

Burns pidió a Sharon que pare la construcción en las colonias judías que hay en los territorios ocupados. Los israelíes no dijeron cuál fue su respuesta, aunque la construcción continúa su curso en varios asentamientos. En un discurso que pronunció ayer, Sharon reiteró que Israel tendrá que hacer "concesiones dolorosas" a cambio de garantizar la paz "por generaciones".

Para conseguir la paz, dijo Burns, "no hay sustituto a una lucha decisiva contra el terrorismo y la violencia". En cuanto al otro lado, Israel "tiene que dar pasos prácticos para aliviar el sufrimiento de los palestinos que viven bajo la ocupación, parar la actividad en los asentamientos y renovar un sentido de dignidad y de esperanza".

Sobre la anunciada reunión entre Sharon y Abu Mazen todavía no hay fecha. Es posible que tenga lugar la semana próxima, inmediatamente después de la gira de Powell. Las dos partes siguen hablando del esperado encuentro pero todavía no han concretado ni el lugar ni el día.

Por otra parte, el diario "Maariv" de Tel Aviv reveló que Siria hizo semanas atrás una propuesta a Israel para reanudar las negociaciones sin condiciones previas.

Alerta máxima en Israel

Israel se encuentra en estado de alerta máxima con motivo de las festividades por el Día de su Independencia y ha blindado hasta el próximo jueves los territorios palestinos para evitar posibles atentados de facciones radicales. Las fuerzas de seguridad israelíes se encuentran desde ayer y hasta el próximo jueves alerta ante posibles ataques palestinos con motivo del Día en Recuerdo de los Soldados Caídos, así como el Día de la Independencia, que conmemora el 55 aniversario de la proclamación del Estado Judío.

El jefe de la Policía, Shlomo Aharoniski, manifestó que en las últimas horas se han registrado decenas de amenazas de ataques concretos contra objetivos israelíes y por ello las medidas de seguridad se extremarán hasta que concluyan los festejos el jueves.

Miles de agentes del orden, así como policías de fronteras y voluntarios entrenados por la policía han sido desplegados en los principales puestos de control militares y en otras zonas sensibles al paso de palestinos a territorio israelí. Asimismo, los pasos fronterizos han sido cerrados a cal y canto en Cisjordania y Gaza, lo que supone que los palestinos están sometidos a un cierre total mientras duren los festejos.