La Laguna

El ayuntamiento quiere recuperar el convento de San Miguel de las Victorias

La Corporación lagunera promoverá la tramitación ante el Ministerio de Defensa de este conjunto cercano a la plaza del Cristo para su uso público.
EL DÍA, La Laguna
8/may/03 14:25 PM
Edición impresa

EL DÍA, La Laguna

El Ayuntamiento de La Laguna intentará recuperar para la ciudad el convento de San Miguel de las Victorias, actualmente dependiente del Ministerio de Defensa.

Por ello, en el pleno de mañana, viernes, se someterá a aprobación una moción conjunta de los concejales José Miguel González, de CC, y Juan Martínez Torvisco, PP, con objeto de iniciar los trámites para solicitar al citado ministerio la desafección del uso militar de los solares y edificaciones de este histórico convento.

Asimismo, se pretende el inicio del expediente que permita obtener la titularidad de este valioso elemento del patrimonio histórico-artístico de Aguere, cuya iglesia es el Real Santuario del Cristo de La Laguna.

Según esta moción, el convento de San Miguel de las Victorias constituye "un importante recurso arquitectónico y urbanístico de la ciudad, con un potencial extraordinario de uso público".

Debido a la reestructuración de sus instalaciones emprendida por el Ministerio de Defensa se están enajenando aquellas cuya localización o características las hace obsoletas y llevándolas fuera de los cascos urbanos.

Además, en la propuesta se añade que ésta es "una oportunidad excepcional de poder recuperar para el pueblo lagunero, representado por el ayuntamiento, las edificaciones históricas del convento de San Miguel de las Victorias", una edificación que fue fundada alrededor de 1496 por frailes de la orden franciscana en la zona del Bronco, al norte de la montaña de San Roque.

Sin embargo, a partir de 1506, y por decisión del Adelantado, se traslada a una zona más cercana al centro de la ciudad, levantándose en su lugar actual y donde ha permanecido durante casi quinientos años. Conocido inicialmente como convento de San Francisco, cambió luego, en fecha indeterminada, a la denominación con que hoy se le conoce.