Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Ayuntamiento de Santa Cruz retira otros diez taxis y deja 777 licencias en la capital leer

La futura Vía Exterior

La carretera que rodeará Santa Cruz por el Oeste partirá desde la TF-1, por Santa María del Mar, y llegará hasta Los Rodeos después de atravesar una zona en túnel por la montaña de Talavera.
DORY MERINO, S/C de Tfe
8/may/03 6:25 AM
Edición impresa

DORY MERINO, S/C de Tfe

El trazado definitivo de la Vía Exterior, todavía en proyecto, enlazará la parte sur del municipio de Santa Cruz con el aeropuerto de Los Rodeos, con el fin de conectar ambos en poco tiempo por la parte oeste del término municipal de la capital y parte del de La Laguna. Una parte del recorrido, en las inmediaciones de la montaña de Talavera, transcurrirá por un túnel de 327 metros.

Ésta es una de las modificaciones que presenta el trazado que acaban de presentar los técnicos respecto al anterior, ya previsto en el Plan General vigente, que contemplaba en el tramo del túnel una curva muy cerrada. El túnel se encuentra entre los enlaces con el barrio de El Tablero y Llano del Moro, en El Sobradillo.

Esta solución permite la construcción de la vía en línea recta, con las ventajas que comporta para los conductores, máxime, en un trayecto rápido. Otra de las ventajas del nuevo recorrido es que apenas repercute en expropiaciones, concretamente, en el municipio de Santa Cruz.

Cuando esté terminada la carretera, los ciudadanos dispondrán de un moderno sistema viario que les permitirá acceder a la zona norte del área metropolitana por tres caminos distintos, la futura Vía de Cornisa -también en proyecto-, la Autopista del Norte o el eje Las Chumberas-Santa María del Mar.

Grandes avenidas

El proyecto de la Vía Exterior también incluye enlaces hacia el interior del municipio de Santa Cruz. Así, salen varios grandes ejes transversales, entre los que figuran dos, uno por el Polígono del Rosario y otro hasta el barrio de La Salud, todavía sin terminar, denominado eje Salud-Chorrillo.

De esta forma, los conductores tendrán la posibilidad de elegir entre varias alternativas de rodeo para no tener que atravesar la ciudad cuando quieran llegar a puntos como, por ejemplo, Las Teresitas o cualquier otro de la zona norte de la capital.

La Vía Exterior afecta a tres municipios: Santa Cruz, La Laguna y El Rosario, y necesitará el acuerdo de todos para que se pueda llevar a la práctica, tal y como explicaron ayer a EL DÍA fuentes de la oficina del Plan General de Ordenación.

Precisamente, el primer tramo, que discurre entre la Autopista del Sur, a la altura del colegio Adonay, y la carretera general, comenzará a ejecutarse junto con las obras del tercer carril de la TF-1, que iniciará en breve la Consejería de Obras Públicas.

Además, la Vía Exterior conectará con la Vía de Cornisa por el enlace de San Bartolomé, en La Laguna.

Esta última, con doce conexiones con el casco urbano de Santa Cruz y cinco túneles a lo largo de su recorrido, permitirá alcanzar el municipio de La Laguna en 10 minutos a una velocidad de 60 kilómetros por hora.

Según las previsiones, la Vía de Cornisa soportará diariamente una densidad de tráfico de 30.000 vehículos, tal y como manifestaron los técnicos que han elaborado el estudio.

Asimismo, para realizar este trazado, que tendrá un coste que rondará los 90 millones de euros, no será necesario emprender ningún proceso de expropiación en el término municipal de Santa Cruz.

Trámites

En cualquier caso, las obras de ejecución, tanto de la Vía de Cornisa como de la Vía Exterior, no se iniciarán en cuestión de meses. Para llevarlas a cabo, aún queda un largo proceso administrativo, que comienza por aprobar el Plan Territorial de Carreteras y los diferentes planes parciales de las zonas afectadas.

No obstante, cuando esté rematado este complejo sistema viario, las conexiones entre el área metropolitana y en el interior de cada uno de los tres municipios afectados mejorarán notablemente y se prevé que terminen con los atascos que soportan diariamente los conductores en la actualidad para desplazarse de uno a otro.