La Palma

Inaugurado en el Roque el telescopio robótico más grande del mundo

Con dos metros de diámetro, este aparato, que pertenece a la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido), funcionará por control remoto y estará asociado a un programa de divulgación científica para escolares. Se descubrió una placa en memoria de su impulsor.

EL DÍA, Garafía
8/may/03 6:25 AM
Edición impresa

Ayer se inauguró en el Observatorio Astrofísico del Roque de los Muchachos el telescopio Liverpool, el instrumento robótico más grande del mundo que no precisa manejo humano.

Con dos metros de diámetro, este aparato, que pertenece a la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido), puede ser dirigido de forma remota o ser programado para trabajar autónomamente. Además, la cúpula tiene un diseño innovador que permite abatirla por completo, por lo que al quedar totalmente abierto el telescopio, se mantiene a la temperatura exterior, evitando así los problemas de turbulencias.

Otra de las características fundamentales de este telescopio es la calidad de imagen que se obtendrá con el mismo.

Sobre su utilización, el Reino Unido dispondrá del 70% del tiempo, que se repartirá entre la Universidad de Liverpool y el Consejo de Investigación en Física de Partículas y Astronomía (PPARC). Además, un 5% del tiempo total de observación estará reservado a estudiantes y aficionados británicos.

Este telescopio estará asociado también al programa de Divulgación Social de la Ciencia y la Tecnología del Reino Unido, y, por eso, las imágenes directas que se obtengan con este aparato ilustrarán las charlas públicas del museo y del planetario de Liverpool.

Los profesores y estudiantes británicos se beneficiarán del programa para escolares del telescopio Liverpool pudiendo realizar prácticas con él. De hecho, una página web educativa facilitará la comunicación entre el telescopio y los colegios y escuelas universitarias que soliciten datos observacionales.

Por su parte, España dispondrá, como en los demás telescopios instalados en los Observatorios del IAC, del 20% del uso de este aparato, más un 5% en programas de colaboración internacional.

En cuanto a la investigación científica, los objetivos que se persiguen con este instrumento son: el seguimiento de objetos o eventos celestes variables a diferentes escalas de tiempo, identificación y seguimiento de fenómenos impredecibles como las supernovas, observaciones simultáneas con otros instrumentos terrestres o espaciales, mapeos a pequeña escala y seguimiento de los objetos que se descubran a partir de éstos.

El rector de la Universidad John Moores, Michael Brown, aseguró que el Liverpool va a ser un instrumento clave para la divulgación de las ciencias físicas en los colegios y que con él se va a realizar gran ciencia. El director del IAC, Francisco Sánchez, destacó que este telescopio va a estar abierto a los jóvenes del Reino Unido y de España y que su construcción se ha aprovechado en Liverpool para crear una industria tecnológica interesante y novedosa que no existía. Dijo que su objetivo es que en Canarias también se desarrolle una industria que tenga que ver con los telescopios que se instalen en los observatorios.

En el acto, se descubrió una placa en memoria de Martin Suggett, de los Museos y Galerías nacionales de Liverpool, ya fallecido, impulsor desde el principio de la construcción de este telescopio.