Actualidad

EEUU presentó a Naciones Unidas un "agresivo" plan para Irak

El Consejo de Seguridad de la ONU inició ayer el proceso de consultas informales acerca de la propuesta de Washington, Reino Unido y España sobre el futuro de Irak. El proyecto omite el papel de los inspectores de Naciones Unidas, en contra de lo que defienden países como Francia y Rusia.
EFE, Naciones Unidas
10/may/03 14:12 PM
Edición impresa

El Consejo de Seguridad inició ayer un proceso de consultas informales para debatir la propuesta de resolución sobre Irak que presentaron ayer Estados Unidos, el Reino Unido y España.

El proyecto omite la posibilidad de que los inspectores de armas de la ONU vuelvan a Irak, como defienden Rusia y Francia, entre otros países.

Un borrador del texto, que está sujeto a cambios, establece básicamente el levantamiento de las sanciones que el Consejo de Seguridad impuso a Irak tras la invasión de Kuwait en 1990, excepto en lo relativo a la venta de armamento.

En los últimos días, algunos países, como Rusia, advirtieron que sólo apoyarían el levantamiento de las sanciones si los inspectores de la ONU pueden regresar a Irak para certificar la ausencia de armas de destrucción masiva, pues así lo establecen las resoluciones del Consejo.

Sin embargo, el borrador del proyecto de resolución no entra en este asunto, ya que Washington no es partidario de que los inspectores de la ONU regresen a Irak.

Estados Unidos intentará lograr el máximo apoyo posible entre los miembros del Consejo, algunos de los cuales podrían patrocinar la iniciativa, como el Reino Unido, España o Bulgaria.

En cualquier caso, altos cargos del Gobierno estadounidense han reconocido en varias ocasiones su negativa a permitir el regreso de los inspectores de la ONU, dado que las tareas de verificación las están realizando el personal enviado por las fuerzas aliadas.

Petróleo por alimentos

Aunque el proyecto de resolución todavía no ha sido presentado oficialmente, la difusión del borrador ha causado sorpresa en algunos ámbitos diplomáticos, que lo consideran demasiado "agresivo".

En concreto, opinan que el proyecto de resolución, de salir adelante con su contenido actual, daría validez a la presencia en suelo iraquí de las fuerzas estadounidense y del resto de aliados, a las que se denomina en el texto como "la autoridad".

Además, la resolución autorizaría a los países de la coalición a gestionar la reconstrucción del país y la venta de petróleo, aunque bajo la supervisión internacional de algunas instituciones financieras y de la ONU.

La propuesta apoya el establecimiento de un Gobierno interino en Irak y asigna a las Naciones Unidas el papel vital de trabajar con los aliados en la constitución de esta administración.

Para ello, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, deberá nombrar un "coordinador especial" que colabore con las fuerzas ocupantes en el proceso político, en la reconstrucción del país y en la prestación de la ayuda.

El texto también contempla la desaparición paulatina del programa humanitario "Petróleo por alimentos", que en los últimos siete años ha permitido a la ONU gestionar las exportaciones de crudo iraquí y obtener con estos ingresos bienes de primera necesidad.

A partir de la aprobación de la nueva resolución, las exportaciones de petróleo se harían conforme a las prácticas del mercado internacional.