Vivir

Canarias se sitúa ya entre las comunidades más desertizadas

Según las investigaciones llevadas a cabo para el borrador del Programa de Acción Nacional, siete provincias españolas tienen un suelo árido sin vegetación ni vida, como es el caso de Las Palmas, que está afectada en un cien por cien, por lo que el Ministerio de Medio Ambiente emprenderá acciones.
EFE, Madrid
11/may/03 6:40 AM
Edición impresa

 

La desertización afecta a la casi totalidad de la superficie de siete provincias españolas y dos de ellas, Las Palmas y Alicante, lo están en un cien por cien, según los estudios realizados hasta ahora para el borrador de trabajo del Programa de Acción Nacional contra la Desertización (PAND).

De las 48 provincias analizadas ?excluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla? catorce tienen erosionado más de la mitad de su territorio y, de ellas, siete presentan niveles por encima del 90 por ciento de su superficie.

Entre estas, además de Las Palmas y Alicante, se encuentra el resto de la Comunidad Valencia, con más del 90 por ciento del territorio de Castellón y Valencia desertizado, así como Tarragona (98) y las meridionales Murcia (99) y Almería (96).

Estos datos se contienen en una respuesta parlamentaria del Gobierno al diputado del PSOE Miguel Ángel Heredia sobre el grado de desertización existente en España.

Por comunidades autónomas, las más afectadas son, en orden de gravedad, la región de Murcia, la Comunidad Valenciana, Canarias y Andalucía.

Extremadura, que hace tan sólo dos años aparecía entre las más dañadas, ahora presenta niveles altos de desertización sólo en el 0,59 por ciento de su territorio.

Sin embargo, Cataluña se suma a las comunidades que, junto a Castilla-La Mancha y Madrid, tienen más de un tercio de su superficie degradada.

En el polo opuesto, con grados nulos o bajos, se hallan Asturias, Cantabria, Galicia y la mayor parte del País Vasco, además de las provincias de León, Salamanca y Gerona.

Niveles de afección

Con niveles medios de afección se encuentran la provincia vasca de Álava y La Rioja, con un 15 y un 30 por ciento, respectivamente.

A la luz de estos datos, España sufre una desertización alta, de más de un tercio de su superficie, que alcanzaría el 67,16 por ciento si se sumarán a los parámetros "muy alto" y "alto", los grados medios y bajos.

La desertización, característica de los países de la cuenca mediterránea, priva al suelo de su potencial productivo debido a diversos factores como las variaciones climáticas, incendios, inundaciones, contaminación y la actividad humana.

Este proceso es una de las causas del cambio climático y puede llegar a provocar la pérdida de poder económico por la escasez de materias primas obligando a la población a emigrar a otras zonas más ricas.

Para evitar este problema, el Ministerio de Medio Ambiente está ultimando el PAND, fruto del Convenio de Naciones Unidas contra la Desertización, que contempla acciones forestales, ganaderas y agrícolas contra esta degradación.

Para el año 2003, se invertirán en este programa más de 18 millones y medio de euros que se repartirán por autonomías y provincias, según los datos aportados en otra respuesta del Gobierno al mismo diputado.

Andalucía será la más beneficiada con cerca de 4.360.000 euros, de los cuales, aproximadamente, una cuarta parte irá destinada a Málaga.

Cataluña obtendrá casi tres millones de euros, siendo Gerona la que mayor inversión reciba de las cuatro provincias catalanas, mientras que Castilla y León recibirá casi 2.600.000 euros.

Las comunidades de Castilla-La Mancha, Aragón, Murcia y Canarias, recibirán una inversión por encima del millón de euros, seguidas, de mayor a menor dotación, de Asturia, Galicia o Valencia.