Santa Cruz de Tenerife

La Virgen de Fátima y el barrio de Los Lavaderos


13/may/03 6:48 AM
Edición impresa

NUESTRO BARRIO hace honor con su nombre a la sencillez. Los que hemos tenido la dicha de haber nacido en este lugar, en el chicharrero barrio de Los Lavaderos, pronunciamos ese nombre de una manera especial. Cuando nos reunimos para hablar de nuestras cosas, para recuperar los recuerdos de la infancia o de la juventud, siempre lo hacemos con la mirada puesta en aquellos que conocimos, en los que estaban aquí antes que nosotros, en el trabajo de todos y en las ilusiones que tenían. Hablamos de Los Lavaderos con la extensión a otros muchos lugares, a otros muchos acontecimientos.

Este año Los Lavaderos celebra sus fiestas de Fátima de una manera especial. Se cumplen cincuenta años de la llegada de nuestra patrona, de nuestra Virgen querida. Mayo y su día 13 es fecha inolvidable para los que aquí nos hemos criado y para los que, de una u otra manera, se han relacionado con este lugar.

Los Lavaderos es un lugar sencillo, como nosotros. Las viejas piletas fueron durante mucho tiempo una de las principales fuentes de ingresos de las familias. Combinando agilidad, rudeza y maña, las mujeres que aquí criaron a sus familias supieron dar limpieza a la ropa. El Lavadero de la ciudad, al menos de una buena parte, estaba a las puertas de nuestras casas. Las paredes de estos inmuebles han sido testigos de muchos diálogos que ponían al descubierto las ilusiones, las penas, la esperanza o la desesperanza.

Junto a los lavaderos, formando todo una unidad, se hizo el colegio, el grupo educativo en el que nos formamos los niños y niñas. Por aquí corrimos y crecimos, jugamos y conocimos la vida. El tiempo hizo que algunos encontraran otros lugares y que otros quedáramos aquí, deambulando entre las casas y calles, junto al barranco y a la ladera, próximos a las Ramblas, a las fincas que han ido dando paso a nuevas urbanizaciones y conociendo cambios y proyectos.

Casa a casa, con libreta y lápiz, fuimos un día reuniendo el dinero preciso para adquirir la imagen de nuestra Virgen de Fátima. En total, algo más de seis mil pesetas, y hace de aquello cincuenta años. Desde entonces ella nos acompaña, nos reúne y nos conoce uno a uno. Nuestra Madre está en el lugar más preciado de nuestro barrio, en el espacio que un día ocupó la pizarra, en el aula que hoy es local social y capilla.

Cada trece de mayo nos reunimos para recordarla y expresarle nuestro afecto, respeto y cariño. Aquí estamos todos, los que seguimos en la vida y los que nos acompañan, siempre acogidos bajo su protección y bondad. Cuando asistimos a misa, cuando rezamos el rosario o la acompañamos en procesión sentimos que estamos más acompañados que nunca.

Este es un año especial. Los tristes sucesos de mayo del pasado año nos han hecho más frágiles, quizá más conscientes de lo que somos. El agua despertó ecos de tragedias olvidadas. Nuestra Virgen estuvo a nuestro lado y volvió a ser el punto de encuentro, de consuelo, de aliento y apoyo para seguir adelante.

Hace unos días, el pasado 3, nuestro barrio volvió a regalar su ilusión a la ciudad. Nuestra cruz engalanada, distinguida en esta ocasión con el máximo premio, fue un testimonio de lo que día a día hacemos y sentimos. Los que vivimos en este espacio capitalino deseamos contribuir a la tarea inacabada de recuperar nuestras tradiciones, de preservar nuestra identidad, de caminar hacia el futuro sintiéndonos como antes sencillos, abiertos a todos con la hospitalidad y el afecto.

En nombre de todos los vecinos y como presidenta de la asociación que un día constituimos para coordinar nuestra participación, quiero invitar a todos los santacruceros y a cuantos nos visitan para que disfruten de nuestro encuentro hoy martes, 13 de mayo, en honor de nuestra patrona, la Virgen de Fátima. Nos visita nuestro obispo, don Felipe Fernández. Es para nosotros un gran honor tenerle en nuestro sencillo templo, en la casa de nuestra madre, que es suya y de todos, de María de Fátima, lugar de unidad de todos en Los Lavaderos.

* Presidenta de la asociación de vecinos

Los Lavaderos