Santa Cruz de Tenerife

La Policía Local rindió homenaje en su día a la patrona, la Virgen de Fátima

Dos actos centraron la mañana: una misa en la parroquia de Santo Domingo de Guzmán y el traslado de la imagen desde la iglesia hasta la sede de la institución, enfrente, en la avenida Tres de Mayo. Una vez allí, el alcalde, Miguel Zerolo, distinguió a los funcionarios jubilados.
EL DÍA, S/C de Tenerife
14/may/03 6:53 AM
Edición impresa

 

La mañana, soleada y algo ventosa, respondió y la Policía Local de Santa Cruz pudo celebrar, con la brillantez que merecía la jornada, la fecha más emblemática para esta institución, la del 13 de mayo, festividad de su patrona, la Virgen de Fátima. Además, era martes, pero ni siquiera la superstición influyó para poder evitar el disfrute de una fecha tan especial para los agentes municipales.

La jornada, intensa y emotiva, comenzó con una eucaristía en la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, en el barrio de La Victoria, justo enfrente del cuartel de la Policía Local, ubicado en la avenida Tres de Mayo.

Agentes en uniforme de gala hicieron el pasillo de honor a las autoridaes que presidieron el acto religioso, comenzando por el alcalde, Miguel Zerolo Aguilar. El primer edil de la ciudad estuvo acompañado por los concejales Hilario Rodríguez, responsable de Seguridad Ciudadana y Vial, Basilio Franco y Dámaso Arteaga. También ocupó un lugar destacado en el templo durante la homilía el jefe de la Policía Local de Santa Cruz, Antonio Aguilar.

Pasó revista

Miguel Zerolo pasó revista a las fuerzas del Cuerpo en posición de parada policial y tras la misa la imagen de la Virgen de Fátima fue trasladada desde la parroquia hasta la sede de la institución en Tres de Mayo. Cuatro agentes cargaron el trono, flanqueados a ambos lados por tres guardias con unifome de gala. La procesión, breve al estar el cuartel a muy poca distancia, se celebró en un ambiente de recogimiento y fueron muchas las personas que siguieron en su recorrido a la imagen de la Virgen de Fátima. Sobre el mediodía, comenzó el segundo acto principal de esta jornada festiva para la Policía Local.

Ya en la sede policial, el alcalde, Miguel Zerolo, distinguió a varios funcionarios ya jubilados que vivieron unos momentos de intensa emoción al ver recompensado de esta manera su esfuerzo durante toda una vida laboral en pro de servir a los demás.

El broche final de los actos de ayer fue la invitación a tomar una copa de vino a todos los presentes en el edificio que alberga la sede de la institución.

La Policía Local celebró su día más especial, el que cada año recuerda a la patrona del cuerpo, la Virgen de Fátima, objeto del homenaje de sus "protegidos". Autoridades, agentes y público en general vivieron unas horas intensas y llenas de emotividad que culminaron en un ambiente distendido, con los presentes disfrutando del brindis que puso colofón a los actos de la mañana de ayer. Será hasta el año que viene.