Actualidad

Triple atentado suicida en Riad horas antes de la visita de Powell

Las autoridades saudíes cifran en 29 los muertos, mientras que Estados Unidos teme que lleguen al medio centenar. Washington asegura que el ataque lleva la marca de la red terrorista Al Qaeda.
AGENCIAS, Riad/Nueva York
14/may/03 14:12 PM
Edición impresa

 

Al menos 29 personas murieron (20 civiles y nueve kamikazes) y 194 resultaron heridas en tres atentados terroristas perpetrados du-rante la noche del lunes contra complejos residenciales occidentales en Riad, horas antes de que el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, llegase a la capital saudí dentro de su gira para impulsar el plan de paz entre palestinos e israelíes y los esfuerzos de reconstrucción de Irak.

EEUU teme que el trágico saldo se eleve a unos cincuenta muertos, según indicó ayer un responsable del Departamento de Estado que requirió el anonimato.

"Pensamos que el balance podría ser de al menos 40 e incluso podrían ser 50" muertos, declaró este responsable, quien precisó que se trata de una estimación y que el número exacto de víctimas y heridos estaba siendo verificado.

Los responsables estadounidenses decidieron revisar a la baja el saldo de muertos y admitir que la cifra final podría ser más próxima a la anunciada por las autoridades saudíes, horas después de que hubieran presentado un balance de al menos 91 muertos, incluyendo 10 ó 12 ciudadanos estadounidenses.

Al saldo de víctimas civiles hay que sumar el de los nueve kamikazes que conducían tres furgonetas cargadas de explosivos, según el balance facilitado por el Ministerio del Interior saudí, a través de la agencia oficial SPA.

Según estas cifras, siete de las víctimas son estadounidenses, que murieron en el ataque contra el complejo de la sociedad estadounidense Vinell, junto a un saudí. Dos saudíes murieron en el ataque contra el tercer complejo, Al Jadual.

Entre los fallecidos hay también dos niños jordanos -a los que hay que sumar tres adultos, según Amán-, cuatro saudíes, dos filipinos, un libanés y un suizo, que se encontraban en el complejo residencial de Al Hamra.

Entre los heridos hay un ciudadano español de origen venezolano que recibió un impacto en un ojo, pero sólo precisa una intervención menor, según explicó el embajador español en Riad, Ramón Ansoain.

Hace sólo una semana, las autoridades saudíes anunciaron el lanzamiento de una operación antiterrorista en la que buscaban a 19 personas tras encontrar un arsenal de armamento y municiones.

El más grave desde 1996

Se trata del atentado más grave contra intereses occidentales en territorio saudí desde el 25 de junio de 1996, cuando un camión cargado de explosivos explotó a la entrada de la base estadounidense de Jobar, cerca de la ciudad de Dharan (este), matando a 19 estadounidenses y provocando 386 heridos.

El presidente de EEUU, George W. Bush, calificó los atentados de "despreciables". "El asesinato despiadado de ciudadanos estadounidenses y otros, nos recuerdan que la guerra contra el terror continúa".

"Estos actos despreciables fueron cometidos por asesinos cuya única fe es el odio. Encontraremos a esos asesinos y les haremos entender el significado de la Justicia americana", añadió. Un equipo de FBI salió ayer hacia Riad para empezar las investigaciones necesarias, según la CNN.

Por su parte, el secretario de Estado Colin Powell afirmó que el atentado parece tener las "huellas dactilares" de Al Qaeda. De hecho, la red reivindicó implícitamente ayer los atentados suicidas de Riad en un correo electrónico dirigido al semanario saudí "Al Majalá", según fuentes del rotativo.

Una persona presentada como un responsable de Al Qaeda, Abú Mohamed al Ablaj, afirmó que la red "planificaba desde hace tiempo operaciones de envergadura en el Golfo donde tiene almacenadas grandes cantidades de armas y explosivos", cuando fue preguntado por el rotativo por correo electrónico. El texto íntegro de este mensaje será publicado el viernes por el semanario, editado en Londres.

El atentado provocó reacciones de condena y repulsa en todo el mundo. La Presidencia griega de la Unión Europea calificó de "bárbaros y abyectos" los atentados.