Dinero y Trabajo

Los viajeros deberán declarar desde 15.000 euros en la UE

Esta propuesta, aprobada en primera lectura por la Eurocámara, completa los controles existentes en la Unión Europea para evitar el blanqueo de capitales, ampliando el control a los movimientos de efectivo.
EFE, Estrasburgo/Bruselas
16/may/03 15:53 PM
Edición impresa

 

El Parlamento Europeo aprobó ayer una propuesta que obligará a toda persona que salga o entre de la Unión Europea (UE) y porte más de 15.000 euros a declararlos a las autoridades competentes.

En la actualidad, existe legislación comunitaria para el seguimiento de las transferencias transfronterizas por encima de 15.000 euros realizadas por instituciones financieras.

Sin embargo, no existe ninguna legislación comunitaria sobre los movimientos de efectivo y las cantidades controladas dependen de cada Estado miembro.

En sus enmiendas, el Parlamento solicita que en lugar de un reglamento, como propone la Comisión, la legislación tome la forma de una directiva (ley-marco) para permitir a los Estados miembros elegir entre la obligación de declaración y la obligación de comunicación.

La obligación de comunicación responde al sistema vigente en Alemania que impone informar, a petición del funcionario de aduanas, de las sumas de dinero en efectivo de 15.000 euros o más portadas.

La obligación de declaración implica notificación sistemática de esa información aunque no lo solicite el funcionario.

En otro contexto, la Comisión Europea acordó ayer, en Bruselas, recuperar un total de 169,01 millones de euros de ocho Estados miembros, por nuevas irregularidades en el gasto del presupuesto agrícola comunitario. De este importe, España deberá devolver 2,9 millones de euros por controles deficientes en la gestión de las primas ganaderas, informaron fuentes comunitarias.

Irregularidades agrarias

Esta última corrección financiera aprobada por Bruselas está motivada por controles inadecuados del presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC), que distribuyen y gestionan los países de la UE.

Los países más afectados son Italia, que deberá reembolsar 75,97 millones por controles insuficientes en ayudas al sector de cultivos arables, y Grecia, que devolverá 57,29 millones de euros por una gestión irregular en el mismo tipo de producciones. Francia tendrá que reintegrar 24,6 millones, sobre todo por no respetar la legislación comunitaria sobre vinos y bebidas espirituosas. La sanción también se aplicará a Alemania (1,73 millones de euros); Portugal (2,45 millones); Austria (60.000 euros), e Irlanda (20.000 euros).