Dinero y Trabajo

La economía de Canarias es una de las más expansivas del país

Así se desprende de un estudio, referido al período 1975-2000, que ayer hizo público el Instituto de Estudios Económicos y que concluye que "parece posible que los dos archipiélagos mantengan el encabezamiento del futuro demográfico y laboral en España, al igual que ambas ciudades autónomas".
EL DÍA/AGENCIAS, Tfe./Madrid
20/may/03 15:53 PM
Edición impresa

 

Murcia, La Rioja y Canarias son las comunidades que experimentaron mayor crecimiento económico entre 1975 y 2000, junto a la ciudad de Melilla, mientras que las cuatro autonomías cantábricas: Galicia, Cantabria, País Vasco y Asturias fueron las que menos crecieron en ese intervalo.

Estos datos fueron facilitados ayer, en conferencia de prensa, por el presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Arturo Gil, que explicó que estos datos sobre la diferente evolución económica registrada por las comunidades autónomas a lo largo de los 25 años de referencia proceden de un documento de trabajo del estadístico Julio Alcaide.

Acto seguido, Arturo Gil, afirmó que, "si la evolución registrada en el último cuarto de siglo se mantiene en un futuro próximo, parece posible que los archipiélagos Canario y Balear mantengan el encabezamiento del futuro demográfico y laboral en España, al igual que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla".

Mejora del empleo

Según el documento de Alcaide, el crecimiento más intenso del conjunto del Valor Añadido Bruto (VAB), a precios constantes en el período citado, se registró, por este orden, en Melilla, Murcia, la Rioja y Canarias , con aumentos superiores al 120% y tasa anual acumulativa mayor del 3% en los cuatro casos, seguidas de Navarra, Comunidad Valenciana, Andalucía, Extremadura, la ciudad de Ceuta y Baleares. Por el contrario, los menores crecimientos se dieron en Asturias (44,9% de la media española) seguida del País Vasco, con un crecimiento del 62,2%; Cantabria, 72,1% y Galicia, 84,8%.

Según explicó el director general del IEE, Juan Iranzo, se ha producido un desplazamiento de los ejes espaciales de crecimiento "desde la antaño próspera cornisa cantábrica, con un proceso de descentralización significativo en Asturias, y el País Vasco, donde las condiciones institucionales y políticas impiden desarrollar su potencial estructura, a las regiones del Arco Mediterráneo y a las Islas".

Además, se han beneficiado de ese comportamiento La Rioja y Navarra que, según explicó Iranzo, "se han visto favorecidas por la deslocalización de la actividad industrial en el País Vasco, como consecuencia del desfavorable entorno socio-institucional que esta región padece para la creación de riqueza".

En la conferencia de prensa, el presidente del IEE destacó también cómo en el período citado se dio un crecimiento demográfico en los archipiélagos y las áreas marítimas del Arco Mediterráneo, junto a la masiva concentración en la Comunidad de Madrid; a cambio descendió la población en cinco autonomías: Asturias, Castilla y León, Galicia, País Vasco y Extremadura.

Gil también dijo que especialmente desde 1996 la mejora del empleo fue generalizada en el conjunto de las regiones, pero "destacó con mayor intensidad de Canarias, Murcia, Andalucía, Comunidad Valenciana, Madrid y Cantabria, confirmándose de nuevo el dinamismo del Arco Mediterráneo".

Aparecen con expectativas crecientes las comunidades de Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana y en previsión ligeramente creciente o estable figuran Navarra, Andalucía, Cataluña y La Rioja.

Las previsiones menos optimistas corresponden a Aragón, Castilla-La Mancha, País Vasco, Galicia, Cantabria, Castilla y León, Extremadura y Asturias.