Internacional

Cinco muertos en dos atentados suicidas en el norte israelí y Gaza

Las dos nuevas acciones, perpetradas en apenas unas horas, complican las negociaciones de paz en Oriente Medio. A pesar de la tensión, Ariel Sharon confirma su intención de reunirse con su homólogo palestino, Abu Mazen.
COLPISA, Jerusalén
20/may/03 7:22 AM
Edición impresa

Los dos atentados suicidas cometidos ayer en el norte de Israel y en la franja de Gaza, respectivamente, han servido para recordar que las negociaciones entre israelíes y palestinos, que se reanudaron el pasado sábado, no van por buen camino. Las autoridades hebreas dijeron que el nuevo primer ministro palestino, Abu Mazen, no tiene capacidad para combatir la violencia, e hicieron al presidente Yaser Arafat responsable de todos los atentados. Aún así, el primer ministro israelí, Ariel Sharon, anunció que pronto volverá a reunirse con el líder palestino.

El atentado de Afula, en Galilea, se produjo a las cinco de la tarde y fue el sexto en tres días y el número 95 en los 31 meses que han transcurrido desde el inicio de la segunda Intifada. El suicida trató de entrar en un centro comercial pero el vigilante que había en la puerta, y que estaba revisando a una larga cola de clientes que querían entrar en el centro, sospechó. Inmediatamente el suicida activó la bomba.

Como consecuencia de la explosión murieron tres personas, además del suicida, y medio centenar resultaron heridas de diversa consideración. Las extremas medidas de vigilancia que son obligatorias en todos los lugares públicos evitaron una tragedia mayor.

Poco antes del atentado, Ariel Sharon había declarado que Israel continuará operando en los territorios ocupados como ha hecho los últimos meses, "hasta que tengamos a alguien enfrente que se haga cargo de la seguridad". Con estas palabras aludía a Abu Mazen, quien se encuentra sin autoridad para frenar a las milicias debido a que Israel no ofrece nada a cambio del fin de la violencia.

El atentado se lo atribuyeron los fundamentalistas de la Yihad Islámica en Yenín. Esta ciudad se encuentra a muy pocos kilómetros de Afula y el hecho de que la Yihad lo reivindicara desde allí sugiere que el suicida procedía de esa área. La mayor parte de los otros cinco atentados suicidas de los últimos días los ha reivindicado la organización Hamas.

Posteriormente, las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, de las milicias de Fatah, también se atribuyeron el atentado e identificaron a su autora, una mujer, como una joven de 19 años, Heba Daragmeh, oriunda de la localidad de Tubas, uno de los pueblos cisjordanos más castigados por el Ejército israelí.

Por la mañana, otro suicida que circulaba en una bicicleta se acercó a un jeep militar y accionó la carga que llevaba consigo. El suicida falleció y tres soldados resultaron heridos. Este incidente ocurrió en la franja de Gaza.