Sucesos
LO ÚLTIMO:
Londres y Bruselas llegan a un acuerdo a "nivel técnico" sobre el 'brexit' leer

Condenado a 9 años de prisión por agresión sexual y robo a una turista

Los hechos ocurrieron en Puerto Santiago, en febrero de 2002, cuando la extranjera se dirigía a su apartamento y fue sorprendida por un marroquí de 20 años que la forzó. La víctima fue amenazada, golpeada y tras la primera penetración vaginal intentó de nuevo tener relación carnal con ella.
EL DÍA, S/C de Tenerife
22/may/03 10:09 AM
Edición impresa

La Audiencia Provincial ha condenado a Dhman B., de 20 años, natural de Aimur (Marruecos), a nueve años de prisión y al pago de 6.565 euros, al ser considerado autor de un delito de agresión sexual consumado, otro de robo con violencia y una falta de lesiones, en la persona de una extranjera, en Puerto Santiago, en febrero de 2002.

Según la sentencia, sobre las dos y media, del día 23 de febrero de 2002, una súbdita extranjera que estaba de vacaciones en la Isla, se dirigía caminando hacia un apartamento, sito en Puerto Santiago.

La mujer tomó un atajo y durante el trayecto se percató de que dos personas estaban tumbadas en el camino; cuando se encontraba cerca de las escaleras que dan acceso a la carretera general de Puerto Santiago, el procesado la agarró fuertemente por la cintura y el pelo, tirándola al suelo. Posteriormente, le rompió las bragas y cuando la tenía tumbada, cogió una piedra de grandes dimensiones atemorizándola y colocándola al lado de la cabeza.

Al tiempo que la apretaba fuertemente por el cuello se echó sobre ella y la penetró vaginalmente, colocando su bolso debajo de la cabeza y la chaqueta debajo de la espalda. Como la víctima gritaba le dio dos tortazos, cogió de nuevo otra piedra más pequeña y, amenazándola de nuevo, le tiró de las cadenas que llevaba al cuello mientras la penetraba.

Después de estos hechos, el acusado comenzó a vestirse, ayudando a la mujer a hacer lo mismo.

Seguidamente, cogió del interior del bolso un monedero con un billete de 5 euros y monedas fraccionadas, dos tarjetas de teléfono, un teléfono móvil y las cadenas que llevaba al cuello.

Otro intento frustrado

El procesado, no satisfecho con la acción anterior, volvió a tirar al suelo a la mujer de forma violenta, golpeándola y empezando nuevamente a quitarle la ropa, intentando penetrarla vaginalmente, no consiguiéndolo porque llegó al lugar el recepcionista de un hotel cercano. Al percatarse de que se acercaba el hombre, el acusado salió huyendo junto a su amigo, un menor cuyo testimonio ha sido remitido a la Fiscalía de Menores.

El fiscal estimó que los hechos eran constitutivos de un delito de agresión sexual consumado y otro en grado de tentativa, así como de otro delito de robo con violencia y de una falta de lesiones, por lo que pidió en total 15 años de prisión y un mes de multa, así como una indemnización de 6.565 euros.

Por su parte, la defensa calificó los hechos como un delito de agresión sexual, otro de robo con violencia con la concurrencia de la atenuante de intoxicación de bebidas alcohólicas, por lo que pedía 8 años de prisión.

La Sala consideró que lo ocurrido en Puerto Santiago era constitutivo de un delito de agresión sexual, ya que el acusado empleó la violencia física para evitar la resistencia de la víctima tal y como lo evidencian las lesiones sufridas por la mujer. En cuanto al delito de robo, en la sentencia se recoge que el procesado aprovechó la situación para hacerse con el dinero y los efectos personales de la víctima. Las lesiones sufridas por la víctima a consecuencia del forcejeo también fueron estimadas como probadas por la Sala.

Así, "todo queda acreditado por las manifestaciones del acusado en la fase de instrucción y en la vista oral al reconocer que golpeó y quitó la ropa, tras lo cual tiró a la mujer al suelo. Asimismo por las declaraciones de la víctima y del recepcionista".