Canarias

Las playas dispondrán de medidas mínimas de seguridad y protección

Canarias contará con un catálogo general de zonas de baño, en función de los riesgos que presenten, que deberá actualizarse cada cuatro años, según el decreto que aprobó el pasado miércoles el Consejo de Gobierno.
EFE, Las Palmas
23/may/03 16:34 PM
Edición impresa

El Gobierno canario establecerá medidas mínimas de seguridad y protección en las más de 500 playas de las Islas y en los espectáculos públicos, según informó ayer en un comunicado la Consejería de Presidencia.

El Consejo de Gobierno celebrado el miércoles aprobó dos decretos por los que se establecen estas nuevas medidas de seguridad, que afectan a distintos ámbitos de las emergencias y que están recogidas en la normativa de la Comunidad autónoma, señala la nota.

Canarias contará con un catálogo general de las playas, en función de los riesgos, y deberá actualizarse cada cuatro años.

Este catálogo será elaborado por los ayuntamientos, indica la nota, que recuerda que en el Archipiélago existen 1.500 kilómetros de playas y al año son asistidas alrededor de 800 personas por incidentes ocurridos en el litoral.

El nuevo decreto sobre protección y seguridad en las playas es el primer instrumento desarrollado por parte de la Administración de la Comunidad autónoma en esta materia.

Asimismo, por primera vez se exige la elaboración de planes de salvamento con dotación de equipos humanos y medios materiales.

Este servicio deberá funcionar en los horarios establecidos du-rante todo el año e intensificarse según las temporadas del año y, además, las playas deberán contar con banderas de seguridad y carteles con información del servicio público de salvamento.

Espectáculos

En cuanto a la seguridad en los espectáculos públicos, el decreto aprobado supone un instrumento fundamental para establecer los criterios y medidas que deben incluirse en los planes de autoprotección para recibir autorización administrativa, señala la nota.

En el decreto se incluye una guía útil y práctica para la elaboración de los planes de autoprotección, que deben recoger análisis de riesgos, tipos de espectáculos, organización de la respuesta y recomendaciones al público. Establece una clasificación de riesgos en bajo, medio y alto, según criterios de aforo e impacto social.