Santa Cruz de Tenerife

Próxima parada: el FUTURO

Titsa ha apostado por un cambio radical en la concepción del espacio empresarial con el traslado de sus oficinas y talleres centrales a Cuevas Blancas, en Santa María del Mar, una iniciativa que ha quedado plasmada en un libro de 64 páginas, repleto de fotos sobre unas instalaciones modélicas.
JOSÉ D. MÉNDEZ, S/C de Tfe.
27/may/03 8:05 AM
Edición impresa

Fue en el año 1995 cuando la empresa Transportes Interurbanos de Tenerife SA (Titsa) decidió instalar su sede social, los talleres centrales y la cochera de su flota urbana en un solar cedido por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en la zona de Cuevas Blancas, en Santa María del Mar.

El edificio, realizado por el equipo de NTRES Arquitectos (Arsenio Pérez Amaral, Antonio Corona Bosch y Eustaquio Martínez García) se hizo realidad en abril del año 2002. Ahora, Titsa publica un libro, compendio del esfuerzo que ha hecho realidad lo que era sólo un sueño hace unos años.

Realizado en tapa dura, durante sus 64 páginas y, a través de las 36 fotografías en blanco y negro realizadas por Jordi Bernadó, esta obra muestra lo realizado, incluyendo en un apéndice final planos y mapas de las construcciones.

El inmueble se encuentra situado en una zona periférica respecto a la capital y ocupa un emplazamiento estratégico en relación con las principales infraestructuras viarias a escala insular: autopista de conexión norte-sur y acceso sur a Santa Cruz. La parcela se ubica al borde de un profundo barranco, con forma rectangular de 200x70 metros, cuyo lado mayor sigue la pendiente produciéndose un desnivel de 21 metros.

Las oficinas se alojan en un edificio exento sobre los talleres y contienen los diferentes departamentos de gestión de la empresa, tales como gerencia, personal, explotación, informática y administración; ocupan un espacio de 1.200 metros cuadrados. Se complementan con una entreplanta con un salón de actos, una sala de formación, vestuarios y garaje del personal, en una superficie de 3.200 metros cuadrados.

Las cocheras y los talleres se ubican en un cuerpo semienterrado. En las primeras, "pernocta" la flota urbana de Santa Cruz y se prevé que pueda servir de futura ampliación del taller con una superficie de 4.700 metros cuadrados. En los segundos, se llevan a cabo las labores de mantenimiento y reparaciones importantes de toda la flota insular, en una superficie de 15.900 metros cuadrados, para lo que se requieren las siguientes condiciones: máxima operatividad en el movimiento de vehículos; máxima dimensión de superficie horizontal en un único nivel; posibilidad de múltiples tareas; racionalización del sistema de instalaciones para realizar varias funciones y la posibilidad de relación con las oficinas.