Vivir

Expertos de la ULL piden que se vacune a los inmigrantes

El microbiólogo y profesor de la Facultad de Medicina de La Laguna Álvaro Torres asegura que el SCS debe facilitar vacunas a los extranjeros indocumentados, aunque no aumenten las enfermedades tropicales.
EFE, S/C de Tenerife
27/may/03 8:06 AM
Edición impresa

La llegada de inmigrantes a Canarias no ha aumentado los casos de enfermedades tropicales o contagiosas y no debe crearse alarma por este motivo, aunque el Servicio Canario de Salud (SCS) carece de un servicio adecuado de atención a los foráneos y debería facilitarles vacunas, según el microbiólogo Álvaro Torres.

Torres, que es médico adjunto de Microbiología del Hospital Universitario de Canarias (HUC) y profesor titular de Medicina Preventiva de la Universidad de La Laguna, cree que desde el punto de vista sanitario no hay problemas derivados de la llegada de inmigrantes a las Islas y si se produjera alguno "sería más anecdótico que alarmante".

En el Archipiélago no hay peligro porque vengan inmigrantes sin vacunar, puesto que es difícil que en la población de las Islas entre un patógeno como el del sarampión, dijo el microbiólogo como ejemplo, ya que la mayoría de sus habitantes ha pasado esta enfermedad o está vacunada contra ella.

Por ello, aunque llegue a las Islas un niño con sarampión, el virus que causa la enfermedad no encuentra "gente por la que pasar de uno a otro, ya que se rompe la cadena vacunando a la población", indicó Torres.

Si se vacuna a 98 personas también se vacuna indirectamente a las dos restantes que no lo han sido, lo que produce un fenómeno llamado "inmunidad colectiva".

La única enfermedad que podría contagiarse por la entrada al Archipiélago de personas afectadas es la tuberculosis, que no tiene vacuna, pero la población inmigrante "no tiene demasiado contacto" con la local y debería producirse un contacto continuo y en sitios cerrados para que se propagase, añadió.

Por esta razón no se ha detectado un aumento en la cifra de afectados por tuberculosis en las Islas pero sí en los inmigrantes que llegan al Archipiélago, lo que se debe a que no habían sido diagnosticados en sus países de origen.

Álvaro Torres señaló además que aunque lleguen a las Islas afectados por otro tipo de patologías no se pueden contagiar, porque el agua del Archipiélago está clorada y por lo tanto se eliminan los parásitos.

En general, se puede decir que los sistemas de abastecimiento de aguas y de depuración de residuos sólidos y líquidos garantizan la eliminación de los parásitos u otro tipo de microorganismos que traigan los inmigrantes.