Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pablo Casado reclama la ilegalización de Arran leer

Greenpeace presenta ante Bruselas un informe contra el futuro puerto industrial


EL DÍA, Arona
28/may/03 19:36 PM
Edición impresa

Greenpeace España ha presentado en la Comisión Europea, concretamente en la Dirección General de Medio Ambiente, un informe contra la declaración de impacto del Puerto Industrial de Granadilla de Abona, en el que se recoge "el incumplimiento de varias directivas europeas en materia medioambiental".

La documentación de los ecologistas pone de relieve que "el promotor no proporciona una exposición de las principales alternativas estudiadas y una indicación de las principales razones de su elección, teniendo en cuenta los efectos" en el entorno.

Explica que incluso el Servicio de Biodiversidad de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias concluye, en un informe, que "la ejecución del proyecto, tanto durante la fase de construcción como durante la de funcionamiento, ocasionará graves e irreversibles efectos sobre la integridad del Lugar de Interés Comunitario (LIC)" que existe en esta parte de la comarca sureña, expediente que se elaboró a instancias de la Secretaría General de Medio Ambiente.

Según Greenpeace, dicho departamento "informa desfavorablemente, información que tampoco ha sido tomada en consideración y, también, se ha obviado en el resumen de la información pública".

De esta manera, los ecologistas no comprenden que al final se haya dado el visto bueno al impacto medioambiental, "emitiendo la viceconsejería un informe absolutamente desfavorable", con lo que "el Gobierno español ignora su propia solicitud".

Es por ello, que los ecologistas consideran que el Estado "ha incumplido el artículo 8 de la directiva de evaluación de impacto ambiental".

También se resalta que el futuro Puerto Industrial de Granadilla de Abona "es un espacio incluido" en un anexo aprobado por la Comisión Europea por los sebadales que se encuentran en la zona.

Los ecologistas aseguran que diversos expedientes señalan que las actuaciones "podrían desencadenar una serie de efectos de difícil cuantificación tanto en el LIC como en la biota marina de sustratos rocosos".