Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
El hombre que echó ácido a su exnovia viajó de Italia a Tenerife solo para agredirla leer

El euro alcanza su valor más alto frente al "billete verde"

La moneda única se cotizó ayer a 1,19 dólares en el mercado de Fráncfort y el propio Solbes reconoció que esta apreciación continuada "puede tener un efecto negativo sobre el crecimiento europeo en un primer momento".
AGENCIAS, Madrid/Fráncfort
28/may/03 15:53 PM
Edición impresa

Importaciones más baratas

Quejas y reconocimientos

El euro alcanzó ayer el valor más alto frente al dólar de su historia al cotizar a 1,1934 dólares en el mercado de Fráncfort, récord absoluto desde su introducción como moneda de cálculo en enero de 1999.

Tras conocer este dato, el comisario europeo de Asuntos Monetarios, Pedro Solbes, reconoció que la apreciación de la moneda única "puede tener un efecto negativo sobre el crecimiento europeo en un primer momento". Solbes, en una comparecencia ante la delegación para la Unión Europea de la Asamblea Nacional francesa (cámara baja), apuntó que una devaluación del 10% del dólar frente al euro supone una caída de cinco décimas del Producto Interior Bruto (PIB) en la eurozona "en una situación estática", cuando sólo se tienen en cuenta los elementos negativos, recordó el comisario.

Pero la actividad económica -se apresuró a añadir- se puede ver favorecida más adelante por esa misma situación del tipo de cambio, "ya que las importaciones, sobre todo el petróleo, son más baratas".

Solbes defendió la actuación del Banco Central Europeo (BCE), que "hasta ahora ha funcionado muy bien" en la definición de los tipos de interés de los que depende el atractivo de la moneda.

En cuanto a la cuestión de si el BCE debe tener un objetivo de tipo de cambio en el diseño de su política, comentó que es imposible compatibilizar eso con la independencia de la entidad emisora. El responsable monetario señaló que de cara al segundo semestre del año hay algunas incertidumbres que se han despejado, como la guerra en Irak, la crisis de precios del petróleo o las tensiones inflacionistas, y se dan ciertos elementos positivos, como "una cierta resistencia del empleo".

Pedro Solbes defendió el Pacto de Estabilidad y recordó que, en el caso de Francia, tras haberse lanzado un procedimiento de déficit excesivo al haber superado el umbral del 3% del PIB, se le pidió que hiciera un esfuerzo para reducirlo en al menos cinco décimas de punto de PIB al año. Francia ha dicho que no podía aceptar esa exigencia, pero está "formalmente obligada" a tener un déficit inferior al 3% del PIB en 2004, subrayó el comisario, que añadió que sus servicios prevén que el agujero de las cuentas públicas francesas este ejercicio llegará al 3,7% del PIB, mientras que el Gobierno galo prevé un 3,4%. Si se cumplieran las cifras del Ejecutivo comunitario, para dejar el déficit por debajo del 3 % en 2004, Francia "tendría que hacer un esfuerzo titánico".

Preguntado sobre la armonización fiscal en la UE, Solbes dijo ser favorable a que se aplique el voto por mayoría (y no por unanimidad) para todas las cuestiones que afectan al mercado interior, y consideró que esa homogeneización no es factible para las políticas sociales porque la situación de partida de los países miembros es muy diferente.

Entre tanto, ayer se dejaron oír una vez más las quejas de las empresas exportadoras alemanas, que ven como la fortaleza del euro frente al dólar les hace perder competitividad en el entorno internacional, en un momento de crisis para la economía germana.

En España, tanto el vicepresidente económico del Gobierno, Rodrigo Rato, como el secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, han aprovechado la publicación del buen dato de crecimiento económico del primer trimestre del año (un 2,1%) para valorar incluso de forma positiva el avance del euro.

Si bien admiten que las exportaciones sufren en el entorno internacional, dado que encarecen de forma automática sus precios, los responsables económicos del Gobierno entienden que es mejor una divisa fuerte por sus efectos sobre el pago de las materias primas en dólares, sobre todo cuando el barril de petróleo no baja de los 25 dólares, que es el nivel máximo con el que se calcularon los Presupuestos del Estado.