Tenerife Sur

Sanidad en la costa

El Ayuntamiento de Adeje cederá en breve un terreno para que el Gobierno de Canarias construya un centro sanitario en Costa Adeje. La medida permitirá reducir significativamente el número de usuarios que acude a las instalaciones del casco, muchos de ellos turistas que no usan la cita previa.
29/may/03 19:36 PM
Edición impresa

EL DÍA, Adeje

El Ayuntamiento de Adeje cederá un terreno para que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias construya un consultorio médico en Costa Adeje. A través de esta medida, las autoridades municipales quieren reducir la saturación que padece el centro del casco. Para determinar su ubicación, los técnicos deberán tener en cuenta aspectos como la proximidad de grandes áreas residenciales, facilidad de acceso a los servicios de urgencias y suficiente espacio para habilitar un aparcamiento. La nueva infraestructura acogerá a residentes, trabajadores y turistas de esta parte del municipio.

El director del centro de salud de la villa comenta que conocer el número exacto de potenciales usuarios procedentes de la zona turística es muy difícil, pues sólo pueden contabilizarse los que poseen tarjeta sanitaria. En cualquier caso, según otras fuentes, el porcentaje de los que llegan desde las urbanizaciones costeras es muy alto, sobre todo entre los meses de diciembre y abril.

Un problema es la falta de comunicación. La mayoría de los extranjeros no hablan español y la mayor parte del personal sanitario y administrativo tampoco conoce idiomas como el inglés, el alemán o el francés. Un profesional consultado por este medio informó de que los traductores que han sido contratados han durado muy poco.

En muchos casos, los foráneos no usan el servicio de cita previa, por lo que su atención también contribuye a que los médicos pierdan más tiempo del previsto al comienzo de la jornada.

Y con ellos también viene la picaresca. Durante sus vacaciones, algunos aprovechan para que les receten fármacos caros, que pueden llegar a los 120 euros por unidad. A veces, piden más de una receta, lo que provoca la respuesta negativa de los galenos.

Otros van más allá. Aprovechando que el sistema no permite detectar sus argucias, acuden a varios centros sanitarios de la comarca para obtener medicamentos gratuitos en cada uno de ellos. También se ha constatado que, tras ir al consultorio una mañana, un turista volvió al día siguiente por la tarde a solicitar el mismo fármaco.

Con todos estos problemas, entre otros, deberán enfrentarse los responsables del futuro consultorio de Costa Adeje, para mejorar la atención a los ciudadanos y evitar un gasto excesivo a la administración sanitaria.

El Ayuntamiento de Adeje cederá un terreno para que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias construya un consultorio médico en Costa Adeje. A través de esta medida, las autoridades municipales quieren reducir la saturación que padece el centro del casco. Para determinar su ubicación, los técnicos deberán tener en cuenta aspectos como la proximidad de grandes áreas residenciales, facilidad de acceso a los servicios de urgencias y suficiente espacio para habilitar un aparcamiento. La nueva infraestructura acogerá a residentes, trabajadores y turistas de esta parte del municipio.

El director del centro de salud de la villa comenta que conocer el número exacto de potenciales usuarios procedentes de la zona turística es muy difícil, pues sólo pueden contabilizarse los que poseen tarjeta sanitaria. En cualquier caso, según otras fuentes, el porcentaje de los que llegan desde las urbanizaciones costeras es muy alto, sobre todo entre los meses de diciembre y abril.

Un problema es la falta de comunicación. La mayoría de los extranjeros no hablan español y la mayor parte del personal sanitario y administrativo tampoco conoce idiomas como el inglés, el alemán o el francés. Un profesional consultado por este medio informó de que los traductores que han sido contratados han durado muy poco.

En muchos casos, los foráneos no usan el servicio de cita previa, por lo que su atención también contribuye a que los médicos pierdan más tiempo del previsto al comienzo de la jornada.

Y con ellos también viene la picaresca. Durante sus vacaciones, algunos aprovechan para que les receten fármacos caros, que pueden llegar a los 120 euros por unidad. A veces, piden más de una receta, lo que provoca la respuesta negativa de los galenos.

Otros van más allá. Aprovechando que el sistema no permite detectar sus argucias, acuden a varios centros sanitarios de la comarca para obtener medicamentos gratuitos en cada uno de ellos. También se ha constatado que, tras ir al consultorio una mañana, un turista volvió al día siguiente por la tarde a solicitar el mismo fármaco.

Con todos estos problemas, entre otros, deberán enfrentarse los responsables del futuro consultorio de Costa Adeje, para mejorar la atención a los ciudadanos y evitar un gasto excesivo a la administración sanitaria.

El Ayuntamiento de Adeje cederá un terreno para que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias construya un consultorio médico en Costa Adeje. A través de esta medida, las autoridades municipales quieren reducir la saturación que padece el centro del casco. Para determinar su ubicación, los técnicos deberán tener en cuenta aspectos como la proximidad de grandes áreas residenciales, facilidad de acceso a los servicios de urgencias y suficiente espacio para habilitar un aparcamiento. La nueva infraestructura acogerá a residentes, trabajadores y turistas de esta parte del municipio.

El director del centro de salud de la villa comenta que conocer el número exacto de potenciales usuarios procedentes de la zona turística es muy difícil, pues sólo pueden contabilizarse los que poseen tarjeta sanitaria. En cualquier caso, según otras fuentes, el porcentaje de los que llegan desde las urbanizaciones costeras es muy alto, sobre todo entre los meses de diciembre y abril.

Un problema es la falta de comunicación. La mayoría de los extranjeros no hablan español y la mayor parte del personal sanitario y administrativo tampoco conoce idiomas como el inglés, el alemán o el francés. Un profesional consultado por este medio informó de que los traductores que han sido contratados han durado muy poco.

En muchos casos, los foráneos no usan el servicio de cita previa, por lo que su atención también contribuye a que los médicos pierdan más tiempo del previsto al comienzo de la jornada.

Y con ellos también viene la picaresca. Durante sus vacaciones, algunos aprovechan para que les receten fármacos caros, que pueden llegar a los 120 euros por unidad. A veces, piden más de una receta, lo que provoca la respuesta negativa de los galenos.

Otros van más allá. Aprovechando que el sistema no permite detectar sus argucias, acuden a varios centros sanitarios de la comarca para obtener medicamentos gratuitos en cada uno de ellos. También se ha constatado que, tras ir al consultorio una mañana, un turista volvió al día siguiente por la tarde a solicitar el mismo fármaco.

Evitar excesivos gastos

Con todos estos problemas, entre otros, deberán enfrentarse los responsables del futuro consultorio de Costa Adeje, para mejorar la atención a los ciudadanos y evitar un gasto excesivo a la administración sanitaria.