Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Australia-China, primer cruce de cuartos de final leer

ETA reaparece y asesina a dos policías nacionales en Navarra

Los terroristas colocaron una bomba lapa en los bajos del coche que explosionó cuando los agentes estaban en su interior. Un tercero, que se disponía a subir, resultó herido de gravedad, en Sangüesa.
COLPISA, Sangüesa
31/may/03 14:12 PM
Edición impresa

ETA reapareció en la localidad navarra de Sangüesa, donde asesinó a mediodía de ayer a dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía y dejó herido de gravedad a un tercero. Los terroristas colocaron una bomba lapa en los bajos del vehículo de los policías que, a consecuencia de la detonación, se elevó hasta una altura de cuatro pisos. Los dos agentes muertos se encontraban dentro del coche oficial, un Citroën ZX, mientras que el herido grave se disponía a subir.

ETA volvió a matar cinco días después de las elecciones municipales y autonómicas, tras un periodo de inactividad criminal de más de tres meses. Bonifacio Martín Hernando, Julián Envit Luna y Ramón Rodríguez Hernández se disponían a dejar el pueblo a las 12,25 horas, una vez concluida la tarea de renovar los DNI de algunos vecinos. Los dos primeros policías entraron en el coche y el mundo estalló bajo sus pies. Habían explosionado entre cinco y seis kilos de titadine, según los primeros cálculos, colocados en la bomba lapa adosada al vehículo.

El automóvil, en realidad un amasijo de hierros en llamas, se elevó unos 15 metros. Los cimientos de las casas de la plaza de Santo Domingo se estremecieron y se desató el caos, los gritos, y el ir y venir de sirenas.

Dejan viuda y dos hijos

Bonifacio Martín, de 56 años y natural de Ávila, y Julián Envit, de 53 y natural de Sabiñánigo, fallecieron de inmediato. Cada uno deja viuda y dos hijos. Ramón Rodríguez, de 44 años, quedó herido grave y sufre heridas múltiples de metralla en tórax y abdomen, así como en ambas piernas. En un principio, se temió que fuera necesario amputarle las dos extremidades, pero los portavoces del hospital de Navarra negaron esta versión y señalaron que su estado es menos grave de lo que se creyó después del atentado.

También resultó herido leve en una pierna el trabajador de Telefónica y vecino del pueblo Carlos Gallo, de 37 años, que pasaba por la zona. Otras personas fueron atendidas por ataques de nervios y lesiones menores. En la plaza de Santo Domingo tiene su despacho profesional un concejal de Unión del Pueblo Navarro, denominación del PP en esta comunidad, por lo que en un primer momento se pensó que el edil era el objetivo del atentado.

El equipo móvil de expedición de documentos de identidad se había desplazado a la localidad navarra a primera hora de la mañana. Era un trabajo rutinario que se hacía cuando la Delegación del Gobierno recibía determinada cantidad de peticiones para renovar el DNI. Los tres agentes aparcaron el coche frente a una tienda de alimentación, se instalaron en la Casa de Cultura del pueblo y fueron atendiendo a los vecinos que requerían sus servicios.

En Sangüesa, era de conocimiento público que ayer, a las 9,30 horas, llegarían los agentes del DNI porque los residentes conocían desde principios de año por un aviso del ayuntamiento que iba a suceder. Siempre eran los mismos agentes los que acudían a prestar este servicio, que hasta hace poco tenía una periodicidad bimensual, y lo hacían sin tomar ninguna medida especial de seguridad.

El comando de ETA estaba avisado por alguien del pueblo o por alguien que estaba al tanto de la información. El coche policial, como es lógico, llegó sin la bomba lapa adherida.