Sucesos

Detienen en Madrid a dos hombres que estafaban a hipermercados

Canarias, Madrid, Andalucía y la comunidad valenciana eran los lugares escogidos para apropiarse, a través de tickets falsos, de la devolución de productos más caros que los que habían adquirido previamente.
EFE, Madrid
31/may/03 10:09 AM
Edición impresa

La Guardia Civil ha detenido a dos jóvenes, J.A.G., de 22 años, y E.M.J., de 25, acusados de estafar a numerosos hipermercados con etiquetas y tickets falsificados con los que exigían la devolución de productos más caros de los adquiridos y que actuaban en Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana y Canarias.

Según informó ayer el instituto armado, los arrestos se produjeron cuando los jóvenes se disponían a realizar una devolución en un centro comercial de la localidad de Collado Villalba (Madrid) de numerosos productos amparados en tickets de compra falsos.

Tras ser detectados, los agentes procedieron a su identificación, observando cómo uno de los detenidos se guardaba dos papeles en el bolsillo, pudiéndose comprobar a continuación que se trataba de dos tickets de compra idénticos, correspondientes a una gran superficie de Málaga, lo que hizo sospechar que pudieran ser falsificados.

Tras las gestiones realizadas con el hipermercado de Málaga, se pudo constatar que los tickets eran falsos, por lo que se procedió a examinar los efectos que portaban en el vehículo, en cuyo interior se encontró una gran cantidad de productos que coincidían con el ticket, pero cuyas etiquetas, una vez analizadas, resultaron ser falsas, así como el código de barras de los productos.

El "modus operandi"

En el vehículo también fue localizado diverso material informático (ordenadores, escáner e impresora) y material para cortar y pegar las etiquetas en los productos.

Según se desprende del material intervenido, los detenidos realizaban compras de diversos productos en grandes superficies, especialmente de aceites de vehículos y vinos, ambos de baja calidad y a bajo precio, abonando su importe.

Posteriormente escaneaban las etiquetas de las marcas, de superior calidad que las que habían adquirido, así como los códigos de barras e insertaban las nuevas etiquetas en los productos adquiridos.

A continuación acudían a un centro comercial de la misma cadena en la que se habían efectuado las compras, donde procedían a la devolución del género, aportando un ticket de compra que, previamente había sido también falsificado, logrando así una devolución bastante superior al precio de la compra que ellos habían realizado.

En la operación de la Guardia Civil se han intervenido 17 botellas de vino, 11 garrafas de aceite para vehículos, dos ordenadores portátiles, un scanner, una impresora a color y varias etiquetas falsificadas, entre otros efectos.

Podrían haber estafado importantes cantidades de dinero.