Actualidad

Los Reyes presidieron el Día de las Fuerzas Armadas en Gando

El acto se vio ensombrecido debido a la trágica muerte de 62 militares en accidente aéreo en Turquía y que obligó a cancelar diversos eventos, entre ellos la imposición de condecoraciones.
A. HERRERO, Gando
1/jun/03 14:12 PM
Edición impresa

Ayer tuvo lugar en la base aérea de Gando, en Gran Canaria, sede del Ala 46 del Ejército del Aire la celebración del Día de las Fuerzas Armadas 2003, acto que se vio ensombrecido debido a la trágica muerte de 62 militares en un accidente de aviación en Turquía y que obligó a cancelar diversos eventos entre ellos la imposición de condecoraciones y una exhibición aérea de 30 minutos aproximadamente de los componentes de la patrulla acrobática "Águila".

La parada militar contó con la presencia de los Reyes de España, el Príncipe de Asturias, el ministro de Defensa, Federico Trillo, el presidente del Gobierno canario, Román Rodríguez, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Antonio Moreno Barberá; el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, Eduardo González Gallarza; el delegado del Gobierno en Canarias, Antonio López; el presidente del Parlamento de Canarias, el alcalde de Las Palmas, además de otras autoridades civiles y militares.

La unidades militares formadas en la base aérea desde las 11:00 horas y bajo un sol de plomo estaba compuesta por tres compañías, una por cada Ejército, pertenecientes al Regimiento de Infantería Ligera "Canarias 50", a la Unidad de Seguridad de Canarias de la Infantería de Marina (USCAN) y al Cuartel General del Mando Aéreo de Canarias (MACAN), además de la banda de música de la misma unidad y una escuadra de gastadores que daban escolta a la bandera nacional.

21 cañonazos

S.S.M.M., y el Príncipe Felipe llegaron a la base a las 12:00 horas procedentes de la capital grancanaria. donde fueron recibidos con una salva de 21 cañonazos. Tras las novedades, el Rey pasó revista a las tropas y a continuación se dirigió en compañía de la Reina y el Príncipe de Asturias a saludar a las autoridades presentes, pasando a ocupar el lugar reservado en la tribuna Real.

Seis soldados y un guardia civil que portaban una enorme bandera nacional procedieron al izado de la misma, mientras que otros dos soldados depositaban una corona de flores en recuerdo de todos aquellos que dieron su vida en acto de servicio. La patrulla acrobática "Águila" formada por siete aviones C-101 y cuya actuación fue suspendida en señal de duelo por el trágico accidente aéreo del pasado domingo, efectuó una pasada sobre el público, mientras se pronunciaba una oración, dibujando en el cielo los colores de la enseña nacional, lo que arrancó numerosos aplausos por parte de los presentes. En ese momento, se volvieron a oír los 21 cañonazos de ordenanza así como una descarga de fusilería.

El batallón de honores se retiró en ese momento para dar paso a un desfile terrestre bajo los sones de la marcha "Ganando Barlovento", terminado el cual dio comienzo el desfile aéreo.

Los aviones participantes habían emprendido el vuelo minutos antes de la llegada de los Reyes y estaba compuesto por 2 helicópteros HD-21 "Superpuma" pertenecientes al 802 Escuadrón de Salvamento y Búsqueda (SAR) y 4 UH-1B, del Batallón de Helicópteros de Maniobra VI, de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), con base en Los Rodeos. La siguiente pasada consistió en un vuelo de cuatro aparatos de transporte C-212 "Aviocar", del 461 Escuadrón y con dotación en el mismo desde marzo de 1975.

A continuación, llegó la hora de los cazabombarderos más modernos del Ejército del Aire, el F-18 "Hornet", del 462 Escuadrón, más conocido como "Los Halcones de Gando", que en número de siete volaron en formación.

El siguiente turno fue para el componente aéreo de la Armada Española que desplegó en la base canaria a cuatro AV-8B "Harrier" de despegue vertical pertenecientes a la Novena Escuadrilla. El acto castrense finalizó con un último vuelo de la patrulla "Águila".

Terminada la parada aérea, los Reyes y las autoridades civiles y militares se dirigieron hacia el hangar del 802 Escuadrón del SAR, donde se sirvió una copa de vino español y departió con las familias de los presentes sin que la Prensa pudiese asistir.

Seguridad

El acto fue cubierto por un total de 78 periodistas y reporteros gráficos, tanto de medios a nivel nacional como del Archipiélago, entre los que se encontraba EL DÍA.

Consultadas fuentes del Ejército del Aire acerca de la presencia de los padres del cabo primero canario fallecido en el accidente de Turquía, manifestaron desconocer la presencia allí de los mismos.

Los accesos a la base aérea fueron tomados por la Unidad de Intervención Policial (UIP) de Las Palmas, así como diversos miembros de la Guardia Civil de Tráfico.

Una vez en el interior de las dependencias militares, los periodistas fueron recogidos por una guagua y trasladados hasta la terminal aérea, lugar donde los perros adscritos a la unidad de explosivos de la Benemérita revisaron todas las cámaras de los reporteros gráficos, mientras que miembros de la seguridad del Rey acompañaron en todo momento a los periodistas.