Santa Cruz de Tenerife

Una Isla en la encrucijada del desarrollo

Los contertulios destacaron el liderazgo socioeconómico de Tenerife, pero más allá de presentar un paisaje idílico, coincidieron en la necesidad de aplicar medidas de formación, competitividad, calidad y eficacia, junto al fomento de las infraestructuras y de la movilidad espacial.
No es una simple pose narcisista. Todos los contertulios convocados por EL DÍA
1/jun/03 8:37 AM
Edición impresa

No es una simple pose narcisista. Todos los contertulios convocados por EL DÍA alrededor de su habitual mesa de debate coincidieron en señalar que, a partir de una lectura objetiva, los distintos indicadores muestran con una evidencia clara que Tenerife es la isla hegemónica en el conjunto del Archipiélago y, asimismo, que su liderazgo resulta incuestionable.

Ahora bien, a pesar de esta valoración positiva, nada resulta plenamente idílico. Por esta razón, y al hilo de las conversaciones, la exposición de los conocimientos y el cambio de impresiones, la voz de personalidades como la del titular del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior; los presidentes de la Asociación Hotelera y Extrahotelera (Ashotel), Pedro Luis Cobiella, y de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco), Antonio Plasencia, unidas a las reflexiones del candidato de CC a la Alcaldía de Puerto de la Cruz, Marcos Brito, y al edil del municipio de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, fueron desgranando las bondades y las virtudes de la Isla, pero poniendo el énfasis en los problemas estructurales y en los desafíos que se le presentan a este territorio insular, a las gentes que lo habitan, en la encrucijada de su desarrollo.

Tenerife es la isla con mayor extensión, también la más poblada, y su importancia social y económica en el ámbito del Archipiélago resulta incuestionable. Así lo afirmó Ricardo Melchior, quien afianzó su argumento en datos como los que se desprenden de los niveles en prestaciones sociales, los valores del Producto Interior Bruto, la renta familiar...

"Las perspectivas de desarrollo son buenas y me siento optimista", destacó el presidente del Cabildo, quien abogó por la recuperación de sectores como el agrario, el de servicios o el renglón industrial, acentuando que, al margen de la coyuntura de crisis mundial, "la actividad turística representa en nuestra Isla un complemento de estabilidad".

Melchior hizo un recorrido cronológico, a manera de balance sintético, y se refirió a los atentados del 11 de septiembre; las repercusiones del reciente conflicto en Irak; la crisis que atraviesa Alemania, uno de los países hegemónicos en Europa, y también destacó la alarma creada ante el brote de neumonía atípica, para concluir en que "Tenerife supera la incertidumbre con buena nota".

La Isla, además, sostiene óptimos valores de crecimiento, al abrigo de la estabilidad que le procura la economía española, a pesar de que, como advertía el presidente del Cabildo, "se haya entrado en un ligero proceso de desaceleración".

No obstante, Melchior sí incidió en la existencia de determinados vectores que van a exigir grandes retos a las administraciones públicas, los inversores privados y también a la ciudadanía.

En este sentido, el presidente del Cabildo ponderó que será necesario aplicar medidas de fomento y promoción de los segmentos turísticos; alcanzar mayores niveles de competitividad, de calidad y eficacia de la mano de obra, bajo unas coordenadas definidas de movilidad espacial, además de dar un decidido impulso en el campo de la innovación tecnológica.

Las vertientes Norte y Sur

El turno de palabra de Marcos Brito, candidato de CC a la Alcaldía de Puerto de la Cruz, estuvo marcado por el acento que da su condición de ciudadano del Norte.

Desde la perspectiva que se vislumbra desde esa vertiente de la Isla, Brito solicitó "capacidad de planificación en el sector servicios con una clara proyección de futuro". El político nacionalista subrayó que Tenerife tiene "peso específico en el conjunto del Archipiélago y unas características singulares que deben tenerse en cuenta", al tiempo que aseguraba que la Isla "es más equilibrada que Gran Canaria desde el punto de vista demográfico y económico".

En su opinión, el Norte de la Isla debe recibir "inyecciones de revitalización", que centró en el esfuerzo, el acierto y la implicación por parte del Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y la administración municipal, para así paliar el desequilibrio y la depresión que vive en comparación con los municipios de la vertiente Sur. Además, Marcos Brito aprovechó para reivindicar que el proceso sea capitaneado por Puerto de la Cruz.

El presidente de Ashotel, Pedro Luis Cobiella Cuevas, insistió en los ratios expuestos por Ricardo Melchior, confirmando que Tenerife "es líder en el Archipiélago".

El titular del sector hotelero en la provincia aseguró que la Isla cuenta con la primera infraestructura alojativa de Europa, lo que a su juicio supone la generación de "una enorme fuente de riqueza y la creación de empleo".

Cobiella insistió en la necesidad de diversificar la oferta de productos, entendiendo que Tenerife dispone de capacidad sobrada para disponer de alternativas. Así, explicó cómo el Sur de la Isla puede acoger un turismo de sol y playa, con un perfil náutico, mientras el Norte puede ofertar, además de clima, patrimonio e historia, así como también la Isla Baja y Bajamar disponen, potencialmente, de otros servicios añadidos.

El presidente de Ashotel apuesta por "un turismo sostenible", en el que también los habitantes de Tenerife intervengan como un factor fundamental del proceso, por el hecho de tratarse de "una población tradicionalmente hospitalaria, de un carácter cariñoso", valores que a su juicio consiguen "la fidelización de los clientes".

Formación continuada

No obstante, Cobiella censuró que "los niveles de formación de la mano de obra son insuficientes", por lo que requirió una mayor compatibilidad del mercado laboral y políticas de creación de em-pleo desde los conceptos de "la flexibilidad y la didáctica".

Para José Miguel Rodríguez Fraga, alcalde socialista de Adeje, "el sector turístico es el más importante y ha resistido bien, sin alarmas, las coyunturas críticas".

A su juicio, el turismo sostenible es un término que se ha venido asociando a un realismo casi má-gico y, en este sentido, se refirió a la sostenibilidad como proveedora "de niveles de bienestar y de empleo. Por eso es imposible frenar en seco", explicó. "Todo país aspira a contar con una buena in-dustria turística, porque mejora la renta, la cultura y es un factor de enriquecimiento".

En cuanto a la calidad de los destinos, Rodríguez Fraga se sumó a los argumentos esgrimidos por Cobiella, señalando también que "la formación sigue siendo nuestra asignatura pendiente".

El presidente de los constructores, Antonio Plasencia, afirmó que "nuestra isla es la mejor" y valoró cómo el PIOT "marca y define cómo y dónde se debe crecer". En consecuencia, exigió que se apliquen estos criterios sobre el 25% del territorio insular reservado para ello, "pero sin perder más tiempo".

Del sector de la construcción, denostado y culpabilizado del deterioro medioambiental, dijo que "si no es el principal motor de la economía, es fundamental, porque si no funcionara dejarían de haber carreteras, infraestructuras hidráulicas, viviendas, etc.", concluyó.