Tenerife
LO ÚLTIMO:
Londres y Bruselas llegan a un acuerdo a "nivel técnico" sobre el 'brexit' leer
EDITORIAL

- Es la hora de Tenerife - Asuntos para no olvidar


VAYA POR DELANTE
1/jun/03 12:16 PM
Edición impresa

nuestra felicitación a todos aquellos que lograron los votos de los ciudadanos y, sobre todo, a los elegidos para timonear nuestras Instituciones isleñas. Los comicios del pasado domingo en el Archipiélago fueron un nuevo ejercicio de madurez democrática, de responsabilidad cívica, de organización y de interés general. Prueba de esto es el mayor porcentaje de participación. En todo caso, los canarios optaron, salvo contadas excepciones, por la continuidad, y el esperado y por algunos anhelado voto de castigo quedó en el olvido. El pueblo no es tonto.

Nos congratulamos de la caída de algunos santones de la isla redonda que siempre lanzan sus dardos contra Tenerife, y aplaudimos que la cordura haya imperado en las Islas a la hora de decidir el voto. Pero, cuidado. Unos cuantos "personajes" políticos pueden favorecer, como ya ocurrió en el pasado y en la actualidad de forma ostensible, a G. Canaria. Prueba última de ello la tenemos en el desfile de ayer, con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, en la base de Gando. ¿No acoge Santa Cruz la Jefatura de la Zona Militar de Canarias y la residencia oficial del Capitán General? No lo mentamos en editoriales anteriores para no interferir en el voto, pero sí lo hacemos ahora: ha habido influencia política desde Las Palmas que evidencia que Tenerife sufre un riesgo. Y, si no es así, que se nos aclare. De forma convincente, lo recordamos.

OJO, TENERIFE, que el Parlamento peligra una vez más. Una conjunción suficiente en el Parlamento canario de esos "personajes" de un par de partidos que barran hacia Las Palmas, contra los que nada tenemos por sí mismos, podría arrebatarnos la Cámara regional para ubicarla en Las Palmas o intentar que la compartamos. Lo que nos faltaba. ¿Les suenan a los lectores los nombres de José Miguel Bravo de Laguna, María Eugenia Márquez y el de un tal Pérez, aspirante al Cabildo de G.C.? Sería una infamia política, pero podría ser como ya hemos destacado en diferentes artículos, porque el Estatuto de Autonomía sitúa la sede del Legislativo en la Capital tinerfeña. No olvidemos, que nuestro Parlamento y la capitalidad compartida no son rocas firmes que estén en la Constitución, sino mudables porque están en un Estatuto de Autonomía, y esa conjunción de la que hablamos daría al traste con nuestra actual y justa y razonable situación política regional.

Reafirmamos, porque viene al caso, que Tenerife es la Isla mayor en extensión, la más poblada y, por qué no decirlo, la más bella e importante.

Sin embargo, nos han rapiñado multitud de sedes y oficinas de interés. Valga citar los consulados de Suecia y Alemania ?otra vez la influencia política? o la Gerencia de Iberia, que, con la excusa de un traslado temporal a Las Palmas, se está quedando allí por los siglos de los siglos. Al parecer.

Debemos estar atentos a cualquier maniobra, a todo movimiento político que atente contra Tenerife, contra su población e Instituciones. Verán como en los próximos meses alguien inventará alguna artimaña para que la Isla pierda peso específico en el contexto regional, y esto, evidentemente, no debemos consentirlo.

LAS ELECCIONES autonómicas y locales, como dijimos al principio, han sido una lección de democracia por el comportamiento de los votantes y por la ausencia casi total de incidentes de consideración. Es una prueba más de la sensibilidad y sensatez de los canarios.

Dentro de unos meses se celebrarán las elecciones para elegir a los integrantes de las Cortes Generales. Ha quedado patente en la última cita ante las urnas que los ciudadanos se decantan más por las personas que por las siglas políticas, lo cual se traduce en que el sistema electoral no es el idóneo. Las listas ?cuántas voces se alzan cada día en este sentido? deben ser abiertas para que los electores voten al mejor gestor, al candidato más preparado, y nunca a unas siglas convertidas en verdaderos sacos de papas revueltas con diferente origen y color. ¿No se podría variar la legislación antes de la fecha de las generales? ¿Por qué hemos de cargar con la comparsa política que suele acompañar al cabeza de lista?

Mediten y reflexionen nuestros actuales representantes y busquen soluciones. La población lo agradecerá y los partidos sufrirán menos quebraderos de cabeza para confeccionar las "planchas".

Asuntos para no olvidar

* ¿Para qué sirvió el viaje del entonces presidente del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, a Marruecos? El líder de Ican, fuerza política desinflada a tenor de los resultados obtenidos el 25-M, se trasladó al país alauí a fotografiarse con las pocas autoridades que le recibieron y nada más. ¿Qué resultados obtuvo? Las pateras, repletas de indocumentados de distintas procedencias, siguen llegando en masa a las costas isleñas, sobre todo a Lanzarote y Fuerteventura, sin que nadie haga algo para evitarlo. ¿Para qué sirvió el viaje, repetimos? Juzguen ustedes mismos.

* Es la hora también de La Palma, que crece de forma imparable, y de nuestra provincia. Y, a propósito: han sido muy razonables las manifestaciones de Antonio Castro Cordobez sobre la representatividad y presencia de esta Isla. De este asunto volveremos a hablar. La Palma, repetimos, crece y debe ser debidamente favorecida.

*** *** ***

tODOS LOS CANARIOS estamos consternados por la muerte de los 62 militares españoles en Turquía, y seguimos al lado de nuestro Ejército.

EDITORIAL