Vivir
LO ÚLTIMO:
Tres detenidos en Tenerife por la adopción ilegal de una niña de madre colombiana leer

El Defensor del Pueblo constata la falta de residencias para mayores

El Informe 2002 subraya las quejas que genera ante esta institución la lista de espera de dos y tres años para acceder a una plaza en un centro público y el escaso desarrollo de la atención domiciliaria.
EFE, Madrid
1/jun/03 8:39 AM
Edición impresa

El Defensor del Pueblo observa en su último Informe que las solicitudes para acceder a una residencia pública de tercera edad supera "notablemente" a la oferta existente y persisten las listas de espera, mientras las fórmulas alternativas a la atención residencial "encuentran aún un escaso desarrollo".

El Informe 2002 subraya también que un alto número de quejas formuladas a esta Institución por los propios mayores o sus familias se refieren a la necesidad de ayuda de una tercera persona para la realización de las actividades cotidianas.

En este contexto, recuerda que en España la edad media en que se inicia la dependencia y la necesidad de ayuda se sitúa en torno a los 62 años, y "lo cierto es que los ciudadanos siguen percibiendo la existencia de notables carencias".

Pese al progresivo aumento de las plazas residenciales "se sigue observando cómo las solicitudes superan notablemente a la oferta, de modo tal que persiste en las listas de espera para el acceso a residencias del sector público un número considerable de aquellas", añade el informe.

"No es infrecuente ?continúa? que los afectados se dirijan al Defensor tras permanecer dos o tres años en listas de esperas para acceder a una residencia, describiendo situaciones de notable deterioro que pese a las sucesivas revisiones, con incremento de las puntuación en el correspondiente baremo, no reciben respuesta favorable por carencia de plazas".

Las dificultades aumentan cuando los afectados desean plaza en un centro de una comunidad autónoma distinta a la de su residencia, como es el caso de los padres que, al llegar a cierta edad, cambian su domicilio para ir a vivir con sus hijos, señala el Defensor.

Por otra parte, "las fórmulas alternativas a la atención residencial encuentran aún un escaso desarrollo. Muchos ciudadanos tienen difícil acceder a las prestaciones de ayuda a domicilio, estancias temporales o diurnas, debido a los insuficientes recursos destinados a estos programas".

Según el Informe, la atención a los mayores sigue siendo un asunto esencialmente familiar, por lo que "parece imprescindible que se preste un considerable apoyo a las familias que asumen el cuidado de los mayores". Una vez más, el Defensor constata la necesidad inaplazable de abordar esta situación.