Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dos personas atrapadas y tres heridas en el derrumbe de las obras del hotel Ritz leer

El PP de Gran Canaria "pasa factura" al de Tenerife

Los populares grancanarios, eufóricos con sus resultados, no verían con buenos ojos que el partido recompensara a sus compañeros tinerfeños con unos cargos que, tras el 25-M, entienden que no se han ganado.
EL DÍA, S/C de Tenerife
3/jun/03 16:34 PM
Edición impresa

El Partido Popular (PP) en Gran Canaria no está dispuesto a que sus compañeros de Tenerife se beneficien de un reparto de cargos que, según entiende, no les corresponde después de los malos resultados electorales cosechados el pasado 25 de mayo. La presidencia del Parlamento, un sillón con escaso poder Ejecutivo pero dotado de un indudable halo de representatividad, que desde la rúbrica del acuerdo con Coalición Canaria (CC) se dio por hecho que ocuparía el tinerfeño Pablo Matos, secretario general del partido en las Islas, se encuentra estos días en disputa. La senadora grancanaria Australia Navarro ha tomado ventaja en la pugna.

Al mismo tiempo, la pérdida de un diputado en El Hierro por parte del PSC-PSOE, que ha convertido al PP, por primera vez en su historia, en la segunda fuerza parlamentaria del Archipiélago, ha abierto un nuevo frente: los populares grancanarios están empeñados en que el senador por la Comunidad Autónoma que debe designar el partido salga de sus filas.

El planteamiento del PP grancanario encuentra justificación no sólo en los magníficos resultados obtenidos en Las Palmas y en el resto de la isla, que contrastan con el enquistamiento en Tenerife, sino también en la necesaria búsqueda de un equilibrio entre las dos ínsulas capitalinas.

La debacle del socio grancanario de CC, Ican, que ha perdido buena parte de su apoyo histórico, ha convertido a la facción tinerfeña de la coalición, ATI, con sus excelentes resultados en Tenerife, en la organización que presumiblemente contará con mayor influencia a la hora de determinar el reparto de cargos. El PP entiende que un mayor protagonismo de su organización en Gran Canaria serviría de contrapeso a una fortalecida ATI.

Los populares, a la espera de las elecciones generales del próximo año, que pueden provocar un "vuelco" en las preferencias de los nacionalistas, encuentran en ATI el aliado perfecto para ocupar una determinada cuota de poder en el ámbito del Archipiélago y, al mismo tiempo, para seguir debilitando a Ican.

Mientras, José Manuel Soria, presidente del PP en Canarias, se ha convertido tras las pasadas elecciones en el principal referente político de Gran Canaria, un proceso que se ha desarrollado a la par que el debilitamiento de sus adversarios. El cabeza de lista de CC en esa isla, Román Rodríguez, ninguneado por buena parte de su organización y hasta por el sector de Ican que encabeza José Carlos Mauricio, ya antes de las elecciones había perdido el crédito que lograse cuatro años atrás; tras el 25-M, su permanencia en primera fila de la política se justifica tan sólo en los compromisos adquiridos por CC al nombrar candidato a la Presidencia al "ático" Adán Martín.

Lorenzo Olarte, la gran esperanza de la FNC, no ha sido capaz de lograr el apoyo que se le suponía; y los candidatos del PSC-PSOE, incluido el aspirante a la Presidencia, Juan Carlos Alemán, se han mostrado impotentes a la hora de contrarrestar la popularidad de Soria, que será quien decida en última instancia quiénes del PP ocuparán los cargos en disputa.