Internacional

El G-8 aprueba crear un grupo especial contra el terrorismo internacional

Con el nombre de Grupo de Acción contra el Terrorismo (GACT), el nuevo cuerpo estará abierto al ingreso de otros países y en él podrán estar representadas la ONU, instituciones financieras internacionales y organizaciones regionales. Entre los objetivos, "desmantelar" la red de Al Qaeda.
COLPISA, Evian (Francia)
3/jun/03 8:49 AM
Edición impresa

Los siete países más desarrollados y Rusia (G-8) aprobaron ayer lunes, en Evian (Francia) la creación de un grupo especial para coordinar sus actuaciones contra el terrorismo internacional porque, entre otras razones, hay que "desmantelar" la red de Al Qaeda. El Grupo de Acción contra el Terrorismo (GACT) estará abierto al ingreso de otros países -"especialmente donantes"- y en él podrán estar representadas la ONU, instituciones financieras internacionales y organizaciones regionales.

Los fines del nuevo foro, que celebrará su primera reunión antes del próximo 15 de julio, abarcan tres áreas: evitar que los terroristas cuenten con medios para cometer sus actos; rechazar que puedan recibir asilo y lograr que sean juzgados y extraditados y, por último, acabar con la vulnerabilidad de ciertos países en algunos ámbitos.

Según el documento fundacional, la creación del GACT es necesaria para reforzar la voluntad internacional en la lucha antiterrorista. El G-8 aportará ayuda financiera a los países con recursos insuficientes y fomentará los acuerdos internacionales contra prácticas financieras o aduaneras favorecedoras del terrorismo.

De manera más concreta, los Ocho intensificarán sus esfuerzos frente a la amenaza terrorista en los transportes, en especial mediante la utilización de misiles tierra-aire portátiles contra aviones de línea. En un documento oficioso, el G8 lanzó una doble advertencia a Irán y Corea del Norte sobre el desarrollo de sus programas nucleares.

Por otro lado, afirmaron percibir "un peligro creciente" en la proliferación de armas de destrucción masivas que, "junto a la escalada del terrorismo internacional, es la principal amenaza que pesa sobre la seguridad internacional". También acordaron mejorar la seguridad de las materias radiactivas presentes en la vida cotidiana y susceptibles de ser empleadas para fabricar "bombas sucias".

Por otra parte, los líderes del G8, que abrieron su cumbre por primera vez a dirigentes de países del Sur, no concretaron en proyectos concretos las espectativas creadas de nuevas políticas en favor del desarrollo, si se excluye parcialmente la lucha contra el sida.

El resultado de la sesión de trabajo en Evian dedicada hoy a las carencias de los países pobres y al desarrollo sostenible resultó decepcionante porque tuvo lugar sólo unas horas después de que once líderes de Estados en desarrollo, entre los que estaban Brasil, México, China, India o Sudáfrica, hubieran participado el sábado en lo que se ha llamado "diálogo ampliado".