Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

España logra que la OTAN asuma su estrategia de lucha contra el terrorismo

El secretario general de la Alianza Atlántica, George Robertson, condenó ayer, en nombre de esta institución, el atentado que provocó la muerte de dos policías en Navarra. "Luchar por la paz nunca es fácil, todos compartimos el dolor de los españoles".
COLPISA, Madrid
4/jun/03 14:12 PM
Edición impresa

El secretario general de la OTAN, George lord Robertson, condenó ayer en nombre de esta organización el atentado terrorista perpetrado el pasado viernes por ETA en la localidad navarra de Sangüesa, que costó la vida a dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Robertson transmitió al Gobierno español sus "condolencias", "apoyo" y "solidaridad" en nombre tanto de los 19 países miembros de la Alianza Atlántica como de los siete que aspiran a ingresar en 2004, y reiteró el compromiso adquirido por la OTAN tras el 11 de septiembre de combatir al terrorismo "en todas sus formas y manifestaciones".

"Luchar por la paz nunca es fácil. Todos compartimos el dolor de los españoles en estos días difíciles", afirmó el secretario general de la OTAN en Madrid, durante la apertura del Consejo Atlántico, antes de ceder la palabra a la ministra española de Exteriores Ana Palacio.

A la reunión asistieron los representantes de Exteriores de todos los países de la OTAN excepto el estadounidense Colin Powell, que está de gira en Oriente Medio. El problema del terrorismo -que la Alianza Atlántica contempla como la principal amenaza que acecha a las naciones libres- estuvo muy presente en todos los debates.

Filosofía española

España -que desde hace treinta años sufre el azote del terrorismo de ETA- ha impulsado desde el 11 de septiembre múltiples iniciativas para concienciar al mundo de la necesidad de afrontar juntos este reto.

En esta ocasión, consiguió que los países aliados incluyesen en su comunicado final una declaración que recoge en líneas generales la filosofía española en materia antiterrorista, que será proyectada a escala global.

Dicho comunicado explica en su apartado 11 que la OTAN contempla las actividades terroristas como una "grave amenaza" para la "paz y la seguridad internacionales", para las personas, para el "desarrollo y el funcionamiento de las instituciones democráticas, la integridad territorial de los Estados y las relaciones pacíficas entre ellos". La Alianza rechaza y condena "categóricamente" el terrorismo "en todas sus formas y manifestaciones".

En la misma declaración -que no distingue entre grupos terroristas en relación con sus fines, sus métodos o el alcance de sus actividades-, los países integrantes de la OTAN reiteran su "determinación de combatir esta plaga durante el tiempo que sea necesario" y envian un mensaje de "comprensión y solidaridad" a las víctimas.

En ese sentido, advierten que pondrán en marcha un concepto "militar" de defensa contra esa amenaza que incluirá el entrenamiento y la preparación de la población civil para, llegado el momento, afrontar posibles ataques.

En una rueda de prensa posterior a la reunión, lord Robertson adelantó que la Alianza Atlántica está en estos momentos "remodelando y modernizando su estructura de mando" para dotarse de nuevas capacidades que le permitan luchar contra el terrorismo de forma más efectiva, con la asunción de "nuevas responsabilidades y nuevas misiones".

El combate contra el terrorismo se librará contra quienes pretendan destruir el sistema de libertades que rige en Occidente, ya sean organizaciones o Estados, y sin más límites que los que la propia Alianza Atlántica se imponga a sí misma y, si es necesario, en solitario.