Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Borrell denuncia que un diputado de ERC le ha escupido en el hemiciclo leer

El capitán de fragata Esteban Arriaga trasladó los restos de Colón

Esteban de Arriaga y Amézaga fue el comandante del buque que transportó en 1898 la caja con los restos del descubridor de América desde La Habana hasta Cádiz, según consta en un documento.
R. GORROÑO, S/C de Tenerife
4/jun/03 20:17 PM
Edición impresa

La caja con los supuestos restos de Cristóbal Colón y los de su hijo Hernando Colón, que resposan en la catedral de Sevilla, fueron exhumados hace un par de días para proceder a su análisis genético en la Universidad de Granada y tratar de desentrañar, de una vez por todas, dónde está enterrado exactamente el descubridor de América.

Esta iniciativa, que pretende discernir si el primer almirante del Nuevo Mundo, que falleció en Valladolid en 1506, está sepultado en la capital hispalense o en Santo Domingo, en la República Dominicana, ha animado al tinerfeño Miguel Arriaga y López de Vergara a facilitar a este periódico un documento atesorado por la familia, fechado el 12 de diciembre de 1898, que indica que su abuelo trasladó en su buque de guerra la urna con los restos de Colón desde América a Cádiz.

La citada acta señala que: "En la ciudad de La Habana al doce de diciembre de mil ochocientos noventa y ocho, recibida por el Excmo. Sr. Vice-Almirante de la Armada Comandante General de este Apostadero y Escuadra Don Vicente de Manterola y Farponera del Excmo. Sr. Gobernador y Capitán General de la Isla Don Adolfo Jiménez Castellano, la caja que contiene los restos de Don Cristóbal Colón y la llave de la misma, como encargado de su remisión a la Península, se trasladó a bordo del crucero Conde del Venadito, designado para efectuar la conducción le hizo entrega de la referida caja en el mismo estado en que la recibiera con su llave al Sr. Comandante de dicho buque Capitán de Fragata D. Esteban de Arriaga y Amézaga".

"Y para que conste firman con su Excelencia la presente acta el mencionado Sr. Comandante y testigos que suscriben".

El nieto del marino español, que luego fue destinado a Santa Cruz de Tenerife como Comandante de Marina en 1898, donde falleció siendo capitán de navío, nos explicó y documentó que el periódico La Prensa publicó un artículo el 18 de julio de 1936, el mismo día que comenzó la guerra civil española, en el que informaba de los principales servicios realizados por el crucero "Conde del Venadito", dado de baja en 1902.

"Recuerdo que mi padre me contó que mi abuelo le comentaba que el Gobierno español, en aquella época, no se ocupaba nada de los marinos y la flota no tenía los medios necesarios para combatir contra la Armada de Estados Unidos cuando le declaró la guerra a España, porque los buques españoles eran muy viejos en comparación a los americanos. Cuando acabó la guerra le ordenaron trasladar la caja con los restos de Cristobal Colón a Cádiz", explicó Miguel Arriaga.

La referida crónica publicada por La Prensa en 1936, que describe las principales hazañas de este navío, entre ellas su designación como yate regio, destaca también el papel que cumplió en la guerra contra Marruecos, en concreto en la campaña de Melilla.

Una vez finalizada aquella contienda, el crucero "Conde del Venadito" fue destinado en 1895 al apostadero de la capital cubana, donde defendió la colonia española del bloqueo al que sometió Estados Unidos a Cuba, hasta que los norteamericanos ganaron la guerra en 1898.

Fue en aquel triste año en que se perdió la última posesión española en Ultramar, cuando el citado buque, capitaneado por Esteban de Arriaga y Amézaga, regresó a España con un cargamento muy peculiar, la caja con los restos de Cristóbal Colón y su llave, y los del capitán de navío Bustamante, muerto en Santiago de Cuba.

El "Conde del Venadito" salió de Cuba el 12 de diciembre de 1898 y llegó a Cádiz el 15 de enero de 1899, "y el sarcófago de Colón se trasbordó al Giralda, que lo condujo hasta Sevilla para sepultarlo en la catedral", en donde ha permanecido enterrado hasta anteayer.

Una de las dudas que surgen es saber cómo los restos de Colón llegaron a Cuba. La respuesta la facilita la historia oficial, que señala que Colón murió en Valladolid en 1506. Sus restos se trasladaron después al Monasterio de la Cartuja de Sevilla (entre 1509 y 1544), luego a la catedral de Santo Domingo (entre 1509 y 1544) y, de allí, a la catedral de La Habana, donde permanecieron hasta finales de 1898, cuando España perdió la colonia caribeña y se transportaron a la Península. Esta tarea, documentada con el acta que se reproduce en esta página, fue encomendada al capitán de fragata Esteban de Arriaga y Amézaga, capitán del crucero "Conde del Venadito", quien luego se estableció en Tenerife, donde residen algunos de sus descendientes.