Sucesos

Al menos dos muertos y 40 heridos por la colisión de dos trenes en Albacete


4/jun/03 10:10 AM
Edición impresa
COLPISA, Toledo Un tren Talgo que cubría la línea Madrid - Murcia - Cartagena con 87 pasajeros en su interior colisionó frontalmente en la noche de ayer con un tren de mercancías peligrosas procedente de Murcia a pocos metros de la estación de Chinchilla de Montearagón (Albacete), de donde había salido minutos antes, provocando la muerte de, al menos dos de los viajeros, según informaron fuentes de la Dirección General de Protección Ciudadana de Castilla - La Mancha, que descartaron que se hubiera provocado una nube tóxica, como se especuló al principio. Desde el Gobierno castellano - manchego, en un primera valoración, se manejaron los más fatídicos augurios, debido a que en las primeras horas sólo se habían rescatado a unos 30 pasajeros, si bien las primeras hipótesis se tornaron más esperanzadoras al avanzar la noche. Al filo de la una de la madrugada del miércoles, el director general de Protección Ciudadana de la Junta de Castilla - La Mancha confirmaba que al menos 72 pasajeros pudieron ser rescatados con vida y sólo se temía por la suerte de 15 viajeros. De los más de setenta personas rescatadas, 40 de ellas sufrieron heridas de diversa consideración y el resto resultaron ilesas, con magulladoras y lesiones de escasa importancia, y fueron trasladadas en autobuses a hoteles de la zona. Como consecuencia del fuerte impacto, los tres primeros vagones se empotraron con la locomotora del tren de mercancías comenzando a arder. Según las fuentes, sus viajeros no pudieron ser rescatados hasta más de media hora después, ya que "la Policía Local y la Guardia Civil no han podido socorrerlos porque se quemaban ellos también", según relató el teniente de alcalde de Chinchilla, Juan José Navalón. El accidente se produjo a las 21:40 horas por causas aún desconocidas e hizo que cundiese el pánico en Chinchilla por la enorme nube blanca que cubrió este municipio de 3.500 habitantes. Incluso el alcalde, Vicente Martínez Correoso, utilizó la megafonía del pueblo para pedir a los vecinos que cerrasen las ventanas y no saliesen de sus casas ante la sospecha de que el tren de mercancías, compuesto por 28 contenedores de diversa mercancía, transportase ácido sulfúrico u otras sustancias tóxicas o peligrosas, eventualidad que horas después fue desmentida. Finalmente, Renfe confirmó que las tres cisternas del convoy iban vacías después de haber trasladado una carga de ácido sulfúrico e hidróxido sódico en un trayecto anterior, sustancias que en pequeñas cantidades podrían haber permanecido en su interior originando esta nube blanca. A los pocos minutos llegaron efectivos del Parque de Bomberos de Albacete, Guardia Civil, Protección Civil y del Servicio de Salud de Castilla - La Mancha, que estableció un hospital de campaña junto a los trenes para atender a los heridos más leves. Los más graves, 40, sufrían quemaduras y traumatismos y fueron trasladados al Hospital General Universitario de Albacete donde tres de ellos ingresaron en estado crítico.

Los vagones llevaban a 87 pasajeros en su interior. Un grupo de 72 de ellos pudo ser rescatado con vida y sólo se temía por la vida de una quincena, según el balance provisional.

COLPISA, Toledo

Un tren Talgo que cubría la línea Madrid - Murcia - Cartagena con 87 pasajeros en su interior colisionó frontalmente en la noche de ayer con un tren de mercancías peligrosas procedente de Murcia a pocos metros de la estación de Chinchilla de Montearagón (Albacete), de donde había salido minutos antes, provocando la muerte de, al menos dos de los viajeros, según informaron fuentes de la Dirección General de Protección Ciudadana de Castilla - La Mancha, que descartaron que se hubiera provocado una nube tóxica, como se especuló al principio.

Desde el Gobierno castellano - manchego, en un primera valoración, se manejaron los más fatídicos augurios, debido a que en las primeras horas sólo se habían rescatado a unos 30 pasajeros, si bien las primeras hipótesis se tornaron más esperanzadoras al avanzar la noche.

Al filo de la una de la madrugada del miércoles, el director general de Protección Ciudadana de la Junta de Castilla - La Mancha confirmaba que al menos 72 pasajeros pudieron ser rescatados con vida y sólo se temía por la suerte de 15 viajeros. De los más de setenta personas rescatadas, 40 de ellas sufrieron heridas de diversa consideración y el resto resultaron ilesas, con magulladoras y lesiones de escasa importancia, y fueron trasladadas en autobuses a hoteles de la zona.

Como consecuencia del fuerte impacto, los tres primeros vagones se empotraron con la locomotora del tren de mercancías comenzando a arder. Según las fuentes, sus viajeros no pudieron ser rescatados hasta más de media hora después, ya que "la Policía Local y la Guardia Civil no han podido socorrerlos porque se quemaban ellos también", según relató el teniente de alcalde de Chinchilla, Juan José Navalón.

El accidente se produjo a las 21:40 horas por causas aún desconocidas e hizo que cundiese el pánico en Chinchilla por la enorme nube blanca que cubrió este municipio de 3.500 habitantes. Incluso el alcalde, Vicente Martínez Correoso, utilizó la megafonía del pueblo para pedir a los vecinos que cerrasen las ventanas y no saliesen de sus casas ante la sospecha de que el tren de mercancías, compuesto por 28 contenedores de diversa mercancía, transportase ácido sulfúrico u otras sustancias tóxicas o peligrosas, eventualidad que horas después fue desmentida.

Finalmente, Renfe confirmó que las tres cisternas del convoy iban vacías después de haber trasladado una carga de ácido sulfúrico e hidróxido sódico en un trayecto anterior, sustancias que en pequeñas cantidades podrían haber permanecido en su interior originando esta nube blanca.

A los pocos minutos llegaron efectivos del Parque de Bomberos de Albacete, Guardia Civil, Protección Civil y del Servicio de Salud de Castilla - La Mancha, que estableció un hospital de campaña junto a los trenes para atender a los heridos más leves. Los más graves, 40, sufrían quemaduras y traumatismos y fueron trasladados al Hospital General Universitario de Albacete donde tres de ellos ingresaron en estado crítico.