Nacional
LO ÚLTIMO:
Una mujer grave tras ser rociada con alcohol por su pareja en Los Llanos de Aridane leer

Trillo rechaza su responsabilidad en el desastre aéreo de Turquía

El ministro de Defensa lo atribuyó a "un cúmulo de circunstancias" ajenas a su gestión y defendió los vuelos de los aviones ucranianos porque son seguros y se realizan con toda la documentación e inspecciones en regla. Subrayó que "las cajas negras se encargarán de aclarar lo sucedido".
EL DÍA/COLPISA, Madrid
5/jun/03 9:12 AM
Edición impresa

El ministro de Defensa, Federico Trillo, rechazó ayer cualquier responsabilidad de su Departamento en el accidente aéreo que el pasado 26 de mayo costó la vida a 62 militares de elite españoles en Turquía. El titular de Defensa atribuyó el siniestro a "un cúmulo de circunstancias", entre las que destacó las malas condiciones meteorológicas y la dificultad del terreno, "sobre las que decidió fatalmente -dijo- el fallo humano" del piloto de la nave.

Su exposición, larga pero carente de concreción en torno a muchas de las interrogantes suscitadas por el desastre, concluyó con un "lavado de manos" de su departamento. El ministro explicó que, a falta de que concluya la investigación, "se ha comprobado" que las causas del accidente fueron "la situación meteorológica, peor de lo que se creyó inicialmente" y un fallo del piloto, que además de errar en su salida tras el último intento de aterrizaje voló "por encima de la altitud recomendable". "Las cajas negras se encargarán de aclarar lo sucedido".

Trillo insistió en que los primeros datos recabados por el oficial general español incorporado a la comisión de investigación en Turquía revelan que no hubo anomalías en relación con el estado del avión, su mantenimiento, suministro de combustible, permisos y documentación. Todo estaba, de acuerdo con la información de que dispone, en regla y de acuerdo con las normas internacionales.

El ministro fue aún más lejos. Aseguró que el mismo "Yak-42" del accidente había sido utilizado con anterioridad por España en 6 ocasiones, al igual que otros aparatos procedentes de países de la antigua Unión Soviética, como los gigantescos "Antonov" de carga rusos, "Tupolev" e "Yliushin 76".

En total, 44 vuelos contratados a través de la agencia NAMSA de la OTAN. Aseguró que ningún jefe de Estado Mayor recibió queja alguna, verbal o escrita, sobre la capacidad técnica o las condiciones de seguridad de esos aparatos. Su Ministerio -remarcó en dos ocasiones- sólo conoció una queja formulada por un oficial por un retraso de 5 horas sobre los planes de llegada, problemas de repostaje y los controles a los que él y sus hombres fueron sometidos a su llegada a España.

Trillo precisó que NAMSA, agencia de la OTAN que según su secretario general actúa sólo de intermediaria entre Gobiernos y las compañías aéreas, es quien adjudica los contratos. Por tanto, es "responsable ante Defensa del certificado de navegabilidad" de las aeronaves, que identificó como "la ITV" de cada aparato.