Vivir

Un nuevo fármaco permite "recuperar" a enfermos de alzheimer avanzado

El ICAPSI acogió ayer la conferencia "Memantina y enfermedad de alzheimer: Primer fármaco para la última etapa", que impartió el especialista Antonio Alayón Fumero, para quien el medicamento, "con mínimos efectos secundarios y un buen perfil de seguridad", mejora la memoria y el aprendizaje.
EL DÍA, S/C de Tenerife
6/jun/03 9:28 AM
Edición impresa

"Los estudios realizados en EE UU y en países europeos han demostrado que la memantina es una fármaco eficaz en las fases moderadamente grave y grave de la demencia tipo alzheimer, a lo que se añaden sus escasos efectos secundarios y una buena tolerancia". Así se expresó el neurosonólogo Antonio Alayón Fumero en la conferencia "Memantina y enfermedad de alzheimer: Primer fármaco para la última etapa" que impartió, en la tarde de ayer, en el Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife, a petición del Instituto Canario de Psiquiatría, (ICAPSI) que dirige el especialista Miguel Duque Pérez-Camacho.

La sesión científica se inició en torno a las siete y media de la tarde con la intervención del director del ICAPSI, que definió al conferenciante como "un buen compañero y excelente profesional que ha mantenido desde la licenciatura en Medicina por la Universidad de La Laguna, durante su especialidad en Neurología y al terminar ésta, el entusiasmo, la inquietud y la curiosidad científica por los últimos y novedosos avances en la Medicina y la Neurología".

Sobre la memantina, el conferenciante explicó que "es eficaz en estados avanzados de la enfermedad, al producir una mejoría global del paciente, tanto en las actividades de la vida diaria como en su capacidad cognocitiva".

Al inicio de su intervención, Antonio Alayón definió el alzheimer como "una enfermedad neurológica, progresiva e irreversible, que afecta al cerebro produciendo la muerte neuronal, lo que conlleva la desintegración de la inteligencia y de la personalidad", un proceso que conduce a la persona afectada "a un trágico estado de deshumanización, al tiempo que produce un tremendo impacto familiar, social y sanitario".

La patología aparece con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años, lo que se conoce como "inicio tardío", aunque puede manifestarse antes, lo que en términos médicos se llama "inicio precoz". Datos de la Organización Mundial de la Salud apuntan que unos 18.000.000 de personas padecen en el mundo esta dolencia, una cantidad que podrá aumentar hasta los 34.000.000 antes de 2025, cifras que Antonio Alayón calificó de "alarmantes".

"Estudios epidemiológicos realizados en once países europeos indican que la prevalencia de la enfermedad de alzheimer, estandarizada por edades, es de un cinco por ciento, es decir, una de cada veinte personas por encima de los sesenta y cinco años de edad la padecerá".

Así, de acuerdo a los datos del censo de población de 1996 de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, de los 60.000 personas mayores de 65 años, al menos unas 3.000 sufren esta demencia.

En cuanto al origen de la enfermedad, declaró que "en el estudio anatopatológico de estos pacientes se observan dos tipos de anomalías", que identificó como la presencia de las llamadas "placas seniles" y los "ovillos neurofibrilares". "Lo que acompaña a estas anomalías morfológicas -aseguró- es la muerte progresiva de las neuronas y la disminución de la capacidad de síntesis de mensajeros químicos, que permiten la comunicación de las neuronas".

Mínimos efectos

En cuanto a las estrategias terapéuticas, señaló que los dos neurotransmisores más estudiados han sido la acetilcolina y el glutamato, para centrar a continuación el interés de la conferencia en la memantina, que "inhibe y modula la entrada masiva de calcio a nivel neuronal, lo que produce una mejoría sintomática de la memoria y de los procesos de aprendizaje, ejerciendo además un probable efecto neuroprotector".

El neurosonólogo manifestó que "por la complementariedad en su mecanismo de acción respecto a los anticolinesterásicos, algunos investigadores plantean la posiblidad del uso simultáneo de ambos fármacos en los enfermos y en fases precoces de la demencia, desarrollándose en la actualidad una serie de estudios que revelarán la efectividad de dicha asociación".

Se congratuló de que "por fin" se dispone de un fármaco indicado en las fases moderadamente avanzada y avanzada de la enfermedad de alzheimer, "con mínimos efectos secundarios y buen perfil de seguridad, que se muestra eficaz en la cognición, funcionalidad e independencia en las actividades cotidianas, alivia la sobrecarga del cuidador y responde a las necesidades del paciente y de su entorno familiar".

La conferencia sobre la memantina respondió al expreso deseo de Miguel Duque por "presentar el último y más avanzado tratamiento en la enfermedad de alzheimer", como declaró EL DÍA , ya que hasta ahora "los neurofármacos de los que se dispone para su tratamiento en el inicio de la dolencia y retrasaban su desarrollo". Sobre el conferenciante, el director del ICAPSI dijo que "su inquietud le llevó al Consejo Superior de Investigación Científica, durante el bienio 1982-1984 como investigador becario", para destacar a continuación su "fellowship" en Neurosonología y Enfermedades Cerebrovasculares, en la Universidad de Wake Forest, en Carolina del Norte (Estados Unidos), y la obtención del Mckinney Award, máximo galardón que la Sociedad Americana de Neumoimagen concede a un trabajo de investigación en neurosonología, en 1997.