Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Trabajo publicará listas de morosos con la Seguridad Social leer

Rajoy: "El conflicto institucional más grave de la democracia"


COLPISA, Madrid
7/jun/03 9:36 AM
Edición impresa

El Gobierno consideró que el Parlamento vasco al no acatar la resolución del Tribunal Supremo para disolver el grupo Sozialista Abertzaleak ha provocado "un conflicto institucional de gravísimas proporciones" que no se había producido "nunca desde la aprobación de la Constitución en 1978". El vicepresidente primero aseguró que a pesar de derivar la decisión a la Junta de Portavoces, el presidente de la Cámara, el nacionalista Juan María Atutxa, y el propio Parlamento estarán "fuera de la ley" y, por tanto, serán sancionados.

El Ejecutivo de José María Aznar no se llevó ninguna sorpresa con la decisión de la Junta de Portavoces del Parlamento vasco de rechazar la propuesta de Atutxa para disolver el grupo heredero de la ilegalizada Batasuna. Mariano Rajoy advirtió que la consecuencia de este paso es que el presidente y la Cámara cometen un "claro delito de desobediencia" a una resolución judicial.

El vicepresidente sostuvo que Atutxa tiene "una enorme responsabilidad" y no se podrá escudar para eludir la sanción penal en que la Junta de Portavoces decidió rechazar su propuesta de disolución porque es "una argucia" para no cumplir la ley y eludir la orden del Supremo que iba dirigida "a él" y no a otra persona u organismo de la Cámara. La Junta de Portavoces, además, no tiene, según Rajoy, "capacidad para decidir si acepta o no" una orden judicial.

El alto tribunal esperará para actuar a que venza el ultimátum de cinco días, lo que ocurrirá, en función de la flexibilidad que adopte con los plazos, el martes o miércoles próximo.