Vivir

3.500 tinerfeños se someterán a un test para prevenir el cáncer colorrectal

Un estudio, dirigido por el Servicio de Aparato Digestivo del HUC, permitirá el diagnóstico precoz de este carcinoma, que evoluciona muy lentamente y sin síntomas hasta que es maligno, en una muestra representativa de la población del Norte de la Isla mayor de cincuenta años.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
8/jun/03 9:48 AM
Edición impresa

Un total de 3.500 personas mayores de 50 años residentes en la zona Norte de Tenerife podrán participar en un estudio impulsado por el Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Canarias (HUC) para el diagnóstico precoz del cáncer colorrectal, el más frecuente en la población de ambos sexos, con 30 casos por cada 100.000 habitantes y año, que se origina con pequeños pólipos en el intestino y evoluciona sin síntomas y muy lentamente hasta que es maligno.

Los médicos del Universitario Enrique Quintero Carrión, jefe del Servicio de Digestivo, y Adolfo Parra, médico-adjunto e investigador principal del estudio, informaron a EL DÍA de que "es fundamental detectar el tumor antes de que alcance una fase avanzada", aunque no todos los pólipos degeneran en un cáncer de colon y este tipo de pequeñas lesiones intestinales llegan a ser muy frecuentes en la población en general.

Por la carencia de síntomas, la detección precoz del tumor encuentra serias dificultades, a lo que se añade que afecta a personas aparentemente sanas. Ésta es la razón que ha impulsado al Servicio de Aparato Digestivo del Universitario a desarrollar este estudio, que patrocina la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, y cuenta con la colaboración del doctor Eishi, subdirector del Departamento de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Médico y Dental de Tokio, en Japón, así como de la Asociación Española Contra el Cáncer en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Gracias a una sencilla prueba diagnóstica se podrá determinar la presencia de pólipos potencialmente malignos o de casos de cáncer colorrectal en una etapa inicial, "cuando son esencialmente curables", explicó Enrique Quintero.

Prueba muy sencilla

Para ello, se empleará un test capaz de detectar la presencia de sangre microscópica en las heces, que las 3.500 personas seleccionadas podrán utilizar en sus domicilios. Únicamente es necesario la toma de una muestra de heces y su entrega a los médicos responsables del estudio, que comprobarán si el resultado es positivo.

De ser así, la persona se sometería a una colonoscopia, técnica que permite visualizar la pared interna del intestino y extraer los pólipos mediante un lazo.

Se calcula que el 13 por ciento de la muestra requerirá esta prueba, que permite la extirpación del tumor.