Canarias

Piqué tilda de "preocupante" el déficit canario en investigación

El ministro de Ciencia y Tecnología puso ayer en evidencia, en Tenerife, el "importante déficit" en cultura de innovación en España y en las Islas, donde la inversión en investigación y desarrollo está muy por debajo de la media nacional, a pesar del esfuerzo de las administraciones públicas.
EL DÍA, S/C de Tenerife
10/jun/03 16:34 PM
Edición impresa

El ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, calificó ayer de "preocupante" la situación de Canarias en cuanto al esfuerzo realizado en investigación y desarrollo (I+D), pues, según los datos de su departamento del año 2001, el Archipiélago se encuentra muy por debajo de la media nacional que de por sí refleja un "déficit importante" respecto a la media de la Unión Europea y los objetivos marcados para el final de esta década.

Piqué, que participó ayer en Santa Cruz de Tenerife en el "Foro Canario ante Europa", organizado por Intereconomía, puso en evidencia la carencia en cultura de innovación en España, donde la inversión en nuevas tecnologías no llega al 1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que en Europa este porcentaje es del doble (2 por ciento).

"A pesar del esfuerzo de la Administración pública, con una inversión de 3,9 millones de euros en infraestructuras en Canarias, la situación es preocupante", indicó el ministro, quien agregó que el esfuerzo en I+D está "muy por debajo de la media nacional", al situarse en el 0,53 por ciento del PIB.

Para lograr los objetivos fijados por la UE será necesario multiplicar por seis los esfuerzos inversores, lo cual sólo será posible con una mayor implicación del sector privado, que en las Islas participa únicamente en un 22 por ciento en investigación y desarrollo, expuso Josep Piqué ante representantes de unas 80 empresas canarias.

Ese 22 por ciento es significativo de la falta de implantación de la cultura de la innovación entre el empresariado canario si se compara con la media nacional, del 52,4 por ciento, el 60 por ciento de la UE o el 75 por ciento de Estados Unidos.

El ministro de Ciencia y Tecnología achacó el déficit de innovación tecnológica a una vertebración económica centrada en el sector servicios y, sobre todo, el turismo.

Recalcó que pese al éxito de los resortes para superar la coyuntura económica internacional (con un crecimiento interior del 3,5% en el primer trimestre) no se puede caer en la "autocomplacencia" si se desea permanecer entre los diez países más competitivos.

La liberalización de los mercados básicos relacionados con los sectores energéticos y de las telecomunicaciones, así como un mayor impulso de la sociedad del conocimiento son la base para estar entre los países más avanzados.

En ese sentido, Piqué destacó que el único remedio para superar los "datos relevantes" expuestos es incorporar las nuevas tecnologías al mercado turístico y mejorar la calidad de los servicios. También insistió en la conveniencia de aumentar la capacidad innovadora como fórmula para diversificar la economía.

El ministro animó a los empresarios a liderar el paso a la cultura de la innovación en España y Canarias, para lo que, subrayó, existe un marco fiscal "inmejorable".

Piqué explicó que se han rebajado los criterios aplicados por la Agencia Tributaria a las deducciones por inversión en innovación tecnológica, a través de la certificación del gasto en I+D por parte del Ministerio de Ciencia y Tecnología con carácter vinculante para el organismo fiscal.

El ministro, que completó una visita de tres días en las islas de La Palma y Tenerife, anunció que espera que el Consejo de Ministros apruebe el próximo mes el nuevo Plan para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, que recoge determinados programas de formación en nuevas tecnologías y medidas para completar el desarrollo de la administración electrónica.

El ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, calificó ayer de "preocupante" la situación de Canarias en cuanto al esfuerzo realizado en investigación y desarrollo (I+D), pues, según los datos de su departamento del año 2001, el Archipiélago se encuentra muy por debajo de la media nacional que de por sí refleja un "déficit importante" respecto a la media de la Unión Europea y los objetivos marcados para el final de esta década.

Piqué, que participó ayer en Santa Cruz de Tenerife en el "Foro Canario ante Europa", organizado por Intereconomía, puso en evidencia la carencia en cultura de innovación en España, donde la inversión en nuevas tecnologías no llega al 1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que en Europa este porcentaje es del doble (2 por ciento).

"A pesar del esfuerzo de la Administración pública, con una inversión de 3,9 millones de euros en infraestructuras en Canarias, la situación es preocupante", indicó el ministro, quien agregó que el esfuerzo en I+D está "muy por debajo de la media nacional", al situarse en el 0,53 por ciento del PIB.

Para lograr los objetivos fijados por la UE será necesario multiplicar por seis los esfuerzos inversores, lo cual sólo será posible con una mayor implicación del sector privado, que en las Islas participa únicamente en un 22 por ciento en investigación y desarrollo, expuso Josep Piqué ante representantes de unas 80 empresas canarias.

Ese 22 por ciento es significativo de la falta de implantación de la cultura de la innovación entre el empresariado canario si se compara con la media nacional, del 52,4 por ciento, el 60 por ciento de la UE o el 75 por ciento de Estados Unidos.

El ministro de Ciencia y Tecnología achacó el déficit de innovación tecnológica a una vertebración económica centrada en el sector servicios y, sobre todo, el turismo.

Recalcó que pese al éxito de los resortes para superar la coyuntura económica internacional (con un crecimiento interior del 3,5% en el primer trimestre) no se puede caer en la "autocomplacencia" si se desea permanecer entre los diez países más competitivos.

La liberalización de los mercados básicos relacionados con los sectores energéticos y de las telecomunicaciones, así como un mayor impulso de la sociedad del conocimiento son la base para estar entre los países más avanzados.

En ese sentido, Piqué destacó que el único remedio para superar los "datos relevantes" expuestos es incorporar las nuevas tecnologías al mercado turístico y mejorar la calidad de los servicios. También insistió en la conveniencia de aumentar la capacidad innovadora como fórmula para diversificar la economía.

El ministro animó a los empresarios a liderar el paso a la cultura de la innovación en España y Canarias, para lo que, subrayó, existe un marco fiscal "inmejorable".

Piqué explicó que se han rebajado los criterios aplicados por la Agencia Tributaria a las deducciones por inversión en innovación tecnológica, a través de la certificación del gasto en I+D por parte del Ministerio de Ciencia y Tecnología con carácter vinculante para el organismo fiscal.

El ministro, que completó una visita de tres días en las islas de La Palma y Tenerife, anunció que espera que el Consejo de Ministros apruebe el próximo mes el nuevo Plan para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, que recoge determinados programas de formación en nuevas tecnologías y medidas para completar el desarrollo de la administración electrónica.

Ricardo Melchior

Coordinación y práctica

El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, opinó ayer que la innovación es fundamental para el desarrollo de las Islas, indicó que la calidad del servicio, la eficacia y la eficiencia de la gestión junto con la innovación tecnológica son importantes y apeló al esfuerzo necesario para propiciar una coordinación ágil que dé resultados en la sociedad.

El director del Instituto de Astrofísica de Canarias, Francisco Sánchez, citó las actuaciones que lleva a cabo el IAC en acciones de apoyo tecnológico a empresas, y en sectores como la comunicación o de apoyo a los discapacitados. Sánchez destacó la construcción del Gran Telescopio de Canarias, proyecto que en un 70 por ciento se está construyendo en España y que pone de manifiesto que Canarias tiene un producto de tecnología que es perfectamente exportable a nivel mundial.