Islas
EL HIERRO

La plaga de cigarrón más agresiva en años ataca los campos de la Isla


EFE, Valverde
10/jun/03 10:05 AM
Edición impresa

El Cabildo de El Hierro informó ayer de que la plaga de cigarrón más agresiva que se recuerda en los últimos años está atacando los campos de la Isla, especialmente en la meseta de Nisdafe y parte de los pueblos de El Pinar e Isora.

Esta plaga es endémica y asola cada año con virulencia, según las condiciones climatológicas, a los campos de la Isla, y la Corporación insular ha decidido incrementar este verano el dispositivo humano y de medios materiales destinados a su control, señala el Cabildo en un comunicado.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo herreño, Javier Morales, explica que desde el 10 de abril hay una cuadrilla de diez personas que aplican productos inhibidores de la quitina en los campos como medio para atacar a la plaga.

"En las últimas semanas hemos decidido incrementar ese dispositivo con otra cuadrilla de seis personas que trabajarán en horario de tarde", agrega.

Los técnicos del área de Agricultura intentan que el uso estos productos sobre los terrenos afectados sean lo menos agresivos posibles y con las menores consecuencias sobre el conjunto de su hábitat.

Morales afirma que las causas del aumento de la plaga se deben a las especiales condiciones climatológicas de este año, con fuertes lluvias, y cree que una solución ideal para poder controlar más su azote pasa por arar los campos, terrenos y siembras de esta zona de la Isla, "algo complicado por los costes que supone y por las condiciones de los terrenos, muchos situados en lugares con difícil acceso".

Otra medida por la que apuesta la Institución es el incentivo de la producción de cereales ecológicos en Nisdafe y "que podrían utilizarse en la Fábrica Insular de Piensos", agrega el consejero. La campaña contra el cigarrón finalizará aproximadamente en tres semanas y según Morales, se espera que con estas medidas disminuya significativamente su incidencia.

Al igual que ocurre en Extremadura, la plaga de cigarrón es endémica en Canarias, y en el caso de El Hierro, y en concreto en la Meseta de Nisdafe, su inicio se relaciona con un proceso de deforestación.

En el pueblo de San Andrés, en la citada meseta, son históricas las "mudadas", proceso con el que se conocía la decisión de sus habitantes de trasladarse en verano a Los Llanillos, en el Valle del Golfo, para huir de las épocas de cigarrón.

EL HIERRO