Vivir
LO ÚLTIMO:
Rescatan a un trabajador atrapado en una pala mecánica en Güímar leer

Colectivos de minusválidos piden que se subsanen las barreras del Auditorio

El emblemático edificio, proyecto controvertido como corresponde a una obra de estas características y presupuesto, sigue generando controversias, pues asociaciones que representan a personas con movilidad reducida reclaman la supresión de impedimentos para poder disfrutar del mismo.
EL DÍA, S/C de Tenerife
10/jun/03 10:14 AM
Edición impresa

Precisamente ahora, en 2003, Año Europeo de la Discapacidad, los colectivos de minusválidos señalan que las administraciones públicas "son reacias a aplicar sus propias normas" en las que establecen las características que deben contemplar los edificios públicos.

El Auditorio de Tenerife aún no está terminado, aunque parte de sus dependencias ya están operativas, pero con desigual facilidad de acceso para un nutrido grupo de personas que suman estas carencias a otras muchas que denuncian como impedimentos en su vida cotidiana.

El martes de la pasada semana se celebraron unas jornadas sobre discapacidad en la sociedad actual, en las que se contó con la asistencia de más de 300 personas y donde salió a colación, entre otros aspectos, los inconvenientes de accesibilidad que presentaba este singular edificio, que pretende convertirse en el referente cultural de toda una isla.

No obstante, este tipo de "deslices constructivos son comunes en casi todos los proyectos que impulsa la administración", a juicio de los colectivos de minusválidos, que orientan medidas para promover la eliminación de barreras.

"Esta clase de obstáculos también se detectaron en el recinto ferial, y se presentaron cuarenta alegaciones para que se corrigieran los puntos negros de este inmueble", señaló Aurelio Cruz, representante de la Asociación de Minuválidos. En cuanto al Auditorio, añadió que ya se han expresado algunas quejas puntuales detectadas con ocasión de las jornadas de puertas abiertas, que ya se trasladaron a la Sociedad Insular de Promoción del Minusválido (Simpromi), organismo dependiente del Cabildo de Tenerife, que también ha elaborado un estudio de accesibilidad del Auditorio, donde, según reconoce la consejera delegada, Carmen Rosa García Montenegro, "se emite un diagnóstico donde se revela que el edificio no es accesible".

En este sentido, la consejera apuntó que el auditorio aún no está terminado y que, en todo caso, ya se ha remitido el estudio a la Consejería de Planificación, y que, por parte de la consejera de este área, Mónica Méndez, se ha asumido el compromiso de poner en práctica todas las medidas correctoras.

Precisamente, ayer lunes se celebra el Consejo de Accesibilidad de Canarias, y por tal motivo, Salvador Morales, presidente de la Coordinadora de Minusválidos Físicos de Canarias, le ha hecho constar por escrito al consejero de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias, Marcial Morales, las carencias que han detectado miembros de esta coordinadora, "con el propósito de que se subsanen y se ajusten a las condiciones de accesibilidad que se recogen en la ley".

Morales indicó que el Auditorio "no reúne las características de accesibilidad en las entradas, servicios y zonas comunes", por lo que recomendó a los responsables de la obra a que antes de la inauguración oficial se tomen todas las medidas, "pues emprenderíamos acciones para hacer valer nuestros derechos, recogidos muy claramente en la legislación". Morales dijo que "estas barreras no son por cuestión de dinero, tiempo o espacio, sino de voluntad".

Precisamente ahora, en 2003, Año Europeo de la Discapacidad, los colectivos de minusválidos señalan que las administraciones públicas "son reacias a aplicar sus propias normas" en las que establecen las características que deben contemplar los edificios públicos.

El Auditorio de Tenerife aún no está terminado, aunque parte de sus dependencias ya están operativas, pero con desigual facilidad de acceso para un nutrido grupo de personas que suman estas carencias a otras muchas que denuncian como impedimentos en su vida cotidiana.

El martes de la pasada semana se celebraron unas jornadas sobre discapacidad en la sociedad actual, en las que se contó con la asistencia de más de 300 personas y donde salió a colación, entre otros aspectos, los inconvenientes de accesibilidad que presentaba este singular edificio, que pretende convertirse en el referente cultural de toda una isla.

No obstante, este tipo de "deslices constructivos son comunes en casi todos los proyectos que impulsa la administración", a juicio de los colectivos de minusválidos, que orientan medidas para promover la eliminación de barreras.

"Esta clase de obstáculos también se detectaron en el recinto ferial, y se presentaron cuarenta alegaciones para que se corrigieran los puntos negros de este inmueble", señaló Aurelio Cruz, representante de la Asociación de Minuválidos. En cuanto al Auditorio, añadió que ya se han expresado algunas quejas puntuales detectadas con ocasión de las jornadas de puertas abiertas, que ya se trasladaron a la Sociedad Insular de Promoción del Minusválido (Simpromi), organismo dependiente del Cabildo de Tenerife, que también ha elaborado un estudio de accesibilidad del Auditorio, donde, según reconoce la consejera delegada, Carmen Rosa García Montenegro, "se emite un diagnóstico donde se revela que el edificio no es accesible".

En este sentido, la consejera apuntó que el auditorio aún no está terminado y que, en todo caso, ya se ha remitido el estudio a la Consejería de Planificación, y que, por parte de la consejera de este área, Mónica Méndez, se ha asumido el compromiso de poner en práctica todas las medidas correctoras.

Precisamente, ayer lunes se celebra el Consejo de Accesibilidad de Canarias, y por tal motivo, Salvador Morales, presidente de la Coordinadora de Minusválidos Físicos de Canarias, le ha hecho constar por escrito al consejero de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias, Marcial Morales, las carencias que han detectado miembros de esta coordinadora, "con el propósito de que se subsanen y se ajusten a las condiciones de accesibilidad que se recogen en la ley".

Morales indicó que el Auditorio "no reúne las características de accesibilidad en las entradas, servicios y zonas comunes", por lo que recomendó a los responsables de la obra a que antes de la inauguración oficial se tomen todas las medidas, "pues emprenderíamos acciones para hacer valer nuestros derechos, recogidos muy claramente en la legislación". Morales dijo que "estas barreras no son por cuestión de dinero, tiempo o espacio, sino de voluntad".