Sucesos

Condenados varios traficantes de droga bolivianos en Tenerife

La Guardia Civil siguió a los imputados desde que uno de ellos llegó a Tenerife desde Bolivia. En la finca de La Victoria y en sus casas encontraron 652 gramos de cocaína, 20 de marihuana y 2.266 de hachís.
EL DÍA, S/C de Tenerife
11/jun/03 10:11 AM
Edición impresa

La Audiencia Provincial tinerfeña ha condenado a Fausto M.G. y a Máximo A.H a cuatro años de prisión, mientras que a Adalberto A.G., a dos años de cárcel, absolviendo a Elisabeth M.M., al ser juzgados por dos delitos contra la salud pública.

Las multas impuestas a los dos primeros es de 114.000 euros, mientras que para el tercero se fijó en 15.000 euros.

Según consta en la sentencia, durante 2002, el acusado Fausto M.G. viajó a Tenerife, procedente de Bolivia, portando una cantidad de cocaína. Una vez en la Isla se puso en contacto con el también procesado Máximo A.H., aparentando una relación laboral en la finca sita en el Camino del Mar, de La Victoria, en la que Máximo figuraba como titular de la explotación de hortalizas y Fausto como trabajador de la misma.

El día 3 de julio de 2002 llegó al aeropuerto Tenerife Norte, sobre las nueve de la noche, la coacusada Elisabeth M.M., hija de Fausto, que fue recogida por éste y por Máximo. El día 11 del citado mes, sobre las diez y media de la mañana, los tres acusados acudieron a un bar de La Laguna, propiedad del también acusado Adalberto A.G., en una furgoneta en cuyo interior había un paquete con 408 gramos de cocaína con una riqueza del 38% -156 gramos en estado puro-. En ese momento fueron interceptados por la Guardia Civil que se encontraba apostada en las inmediaciones.

Los agentes realizaron un registro en los domicilios de los acusados. En la casa de Adalberto A.G. hallaron una bolsita con cocaína (0,75 gramos), 20 gramos de marihuana y 2.266 gramos de hachís cuyo valor en el mercado es de 8.614 euros.

En la finca de La Victoria encontraron 244 gramos de cocaína con un 61% de riqueza que los acusados Máximo y Fausto iban a destinar a la venta a terceros. El precio de dicha sustancia en el mercado es de 15.766 euros.

También se intervinieron 31 bolsitas de plástico, ácido clohídrico, acetona y una báscula de precisión.

El fiscal calificó los hechos como dos delitos contra la salud pública, uno de droga que causa grave daño a la salud y otro de estupefacientes que no lo causan, por lo que solicitaba para Máximo A.H., Fausto M.G. y para Adalberto A.G., penas de cinco años de cárcel y una multa de 114.000 euros. En cuanto a Elisabeth M.M. pidió cuatro años de prisión.

El abogado de Adalberto solicitó la absolución o una pena de un año de prisión como alternativa por posesión de hachís. La defensa de Fausto y de su hija Elisabeth pidió, para el primero, cuatro años de prisión y, para la segunda, la absolución. Para Máximo A.H., su abogado pidió 3 años de prisión.