Vivir
LO ÚLTIMO:
En libertad sin cargos el hombre acusado de abusos a su hijo de 19 meses leer
ROBERTO ALONSO CARRACEDO OFICIAL DE INFORMACIÓN PÚBLICA EN LA MISIÓN HUMANITARIA ESPAÑOLA EN IRAK

"Las noticias que he tenido que dar son todas gratificantes"

Comandante del Ejército de Tierra y licenciado en Periodismo por la ULL, este tinerfeño de adopción tras 16 años de residencia en la Isla ejerce las labores de información de la misión humanitaria de tropas españolas en Um Qasar (Irak). Este mismo cargo lo desempeñó en Kosovo en 2002.
IOSUNE NIETO, Tenerife
11/jun/03 18:07 PM
Edición impresa

El comandante Roberto Alonso Carracedo formó parte de las tropas de pacificación de la Fuerza Internacional de Paz para Kosovo como oficial de información pública de la misión, cargo que repite actualmente en Irak, donde se encuentra junto a las tropas españolas que llevan a cabo labores humanitarias en la localidad portuaria de Um Qasar (Irak).

Con dieciséis años de residencia en Tenerife, en donde esperan su regreso su mujer y sus dos hijos, este canario de adopción relata cómo se está desarrollando esta nueva misión en la que participa el Ejército español.

-¿En qué están participando las tropas españolas que se encuentran en Um Qasar?

-Exclusivamente en una misión de ayuda a la población civil, que consiste en llevar un poco de alivio a una población que acaba de salir de la guerra y que tiene muchas necesidades, de servicios y médicas.

-¿Cuáles son las necesidades perentorias de esa población?

-Fundamentalmente de ayuda médica y en eso se está volcando la misión. Aparte del hospital que trae el buque de la Armada, con camas, quirófanos, médicos y especialistas, se ha establecido el denominado "escalón médico avanzado", que es una unidad del Ejército de Tierra diseñada para la asistencia a la población en caso de catástrofe o guerra, con 20 especialistas; además del personal de tierra, que está haciendo una magnífica labor, tanto los médicos de la Armada como del Ejército de Tierra.

-¿De qué ha tenido que informar en este tiempo?

-Las informaciones que he tenido que dar son todas gratificantes, muy buenas y relativas a acciones humanitarias, al trabajo de los médicos y de todo lo que ha aportado la agrupación española destacada aquí.

-Tiene que ser un trabajo muy duro.

-Eso lo pueden responder mejor los médicos. Pero a mí me llega al alma, sobre todo, los niños, la situación en la que viven. Es una escuela muy dura, pero que te deja un rastro imperecedero.

-Luego dentro de esa situación tan terrible hay motivos para la esperanza.

-Efectivamente, el venir aquí siempre te da un hálito de esperanza, de ver cómo las cosas van mejorando poco a poco, cómo con tu ayuda, por lo menos, van cambiando las caras.

-Quiere decir que han sido bien recibidos.

-Sí, sí. Los españoles somos magníficamente recibidos, porque el carácter español así lo impone, y en cuanto aparecen las tropas españolas surge una especie de "conchabeo" con la población civil, que es muy curioso y muy bonito. Yo lo vi en Kosovo y lo he vuelto a ver aquí.

-Haciendo una comparación entre lo que fue su experiencia en Kosovo y ahora en Irak, ¿qué cuenta de estas dos zonas postconflicto.

-Cuando entré en Kosovo, era una misión en la que los habitantes estaban ya en otra fase. Hacía tres años que había terminado la guerra, digamos que sin ansiedad, y aquí sólo han pasado dos meses. La gente está un poco reticente, se ve que necesitan mucho más y hay que emplearse con más mano izquierda, cariño y dedicación.

-Todavía hay resistencia de algunos grupos armados en Irak, ¿es el caso de Um Qasar?

-No, es una zona muy tranquila, y no se prevén problemas porque se ve que la gente nos tiene aprecio y estamos magníficamente integrados en nuestra misión.

-¿Cuánto tiempo más va a estar allí?

-Tendré que tener mi relevo y preveo que a mediados de julio.

-¿Y volverá a Tenerife?

- En cuanto pueda.

ROBERTO ALONSO CARRACEDO OFICIAL DE INFORMACIÓN PÚBLICA EN LA MISIÓN HUMANITARIA ESPAÑOLA EN IRAK