Sucesos

Un incendio destruye una nave en la Dársena Pesquera

Debido a la magnitud del fuego y a la voracidad de las llamas, los bomberos, que habían enviado cinco camiones, tuvieron que solicitar refuerzos a Medio Ambiente y a Parques y Jardines, congregándose en el lugar 24 agentes.
EL DÍA, S/C de Tenerife
12/jun/03 10:11 AM
Edición impresa

Un incendio se declaró ayer en una nave industrial situada en el puerto de Santa Cruz de Tenerife en la que había almacenados efectos navales, alguna bombona de oxígeno y productos químicos inflamables, sin que se produjese heridos, excepto un bombero con un corte leve en una mano.

Fuentes de los bomberos y del servicio de emergencias 112 informaron de que el siniestro se originó sobre las seis y media de la mañana, y aunque los bomberos trabajaron durante varias horas debido a la alta combustión del material almecenado en su interior, el fuego fue finalmente controlado.

La nave se encuentra situada en la Dársena Pesquera, frente al Instituto Oceanográfico, y la humareda pudo ser vista desde amplias zonas de la capital tinerfeña.

Como medida preventiva, el Servicio Canario de Urgencias envió al lugar tres ambulancias, aunque sólo tuvieron que atender a un bombero que se cortó en una mano durante las labores de extinción.

Pese a la levedad de la herida, el agente del cuerpo de bomberos fue trasladado al Hospital Universitario de La Candelaria para su examen.

Por parte de los cuerpos de seguridad hicieron acto de presencia efectivos de la Guardia Civil del puesto del muelle, agentes del Cuerpo Nacional de Policía y varias dotaciones de la Policía Local de Santa Cruz.

Hasta el momento de cerrar esta edición se desconocían las causas que pudieron originar el fuego, por lo que habrá que esperar a los informes de los bomberos y de la Policía Científica.

Los bomberos que desplazaron en principio dos motobombas, se vieron desbordados, por lo que se tuvo que pedir otras tres unidades, así como tres cubas a la empresa Temex y dos más a Medio Ambiente, sumando un total de 24 efectivos.

Dada la magnitud de las llamas, con una motobomba se sacó agua del mar para combatir mejor el fuego. En el lugar quedó un retén de los bomberos para refrescar los rescoldos y enfriar las botellas de acetileno debido al peligro de explosión.