Nacional

Suárez Illana deja su escaño al negarle Aznar el control del PP de Castilla-La Mancha


COLPISA, Toledo
14/jun/03 18:07 PM
Edición impresa

Se veía venir y así ha sido. Adolfo Suárez Illana, tras su severa derrota en las urnas ante el socialista José Bono, deja su escaño en las Cortes de Castilla-La Mancha, aunque mantendrá la militancia en el PP. El hijo del ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez trató de justificar su renuncia como un acto de "responsabilidad" por los malos resultados electorales, aunque todo apunta a que su salida obedece al fracaso en su intento de hacerse con el control del partido en Castilla-La Mancha, una pretensión que primero rechazó el secretario general de los "populares", Javier Arenas, y después refrendó José María Aznar.

Suárez Illana es el quinto candidato del PP que pierde ante Bono en unas elecciones autonómicas, pero es el primero en irse a su casa después de la derrota. No asumirá el papel de jefe de la oposición al Gobierno de Castilla-La Mancha, una tarea que durante la campaña se comprometió a desempeñar porque su compromiso con la región es "a largo plazo". Esta labor será asumida a partir del próximo martes, día en que se constituyen las Cortes regionales, por la secretaria general del PP de Castilla-La Mancha, Rosa Romero.

El ex candidato obtuvo el peor resultado del PP en la región en unas elecciones autonómicas.