Venezuela

Un muerto y 9 heridos en Caracas al enfrentarse policías y chavistas

Los disturbios se produjeron cuando efectivos policiales intentaron disolver los grupos oficialistas que ocupaban un barrio capitalino donde estaba prevista una manifestación de la oposición.
AGENCIAS, Caracas
14/jun/03 18:07 PM
Edición impresa

Al menos un muerto y nueve heridos es el balance de los enfrentamientos que se produjeron ayer entre las fuerzas de seguridad y un grupo de simpatizantes chavistas en el barrio caraqueño de Petare, a pocos metros de la marcha opositora denominada el "Petarazo".

Algunos chavistas dispararon contra las fuerzas policiales mientras otros produjeron destrozos en la zona. La Policía señaló que los simpatizantes del Gobierno estaban armados con pistolas de 9 milímetros y bombas lacrimógenas que lanzaban incluso con escopetas, para atacar a los efectivos de la Policía Metropolitana y la Policía Estatal de Miranda.

Algunos informes extraoficiales estimaron en 15 el número de personas que ingresaron en los hospitales aledaños afectados por los gases lacrimógenos. Los grupos chavistas llegaron a Petare por la mañana, antes del inicio de la marcha opositora, quemando neumáticos en las proximidades del lugar y lanzando objetos contundentes contra los opositores y las fuerzas policiales, lo que motivó la represión por parte de las fuerzas de seguridad.

Pese a los primeros disturbios, la oposición inició la concentración como estaba previsto, la cual se extendió por poco menos de dos horas. Sobre las 16:00, hora local, los manifestantes opositores se retiraron del lugar, mientras en el barrio de Petare continuaban los enfrentamientos.

El vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, culpó a la Policía Metropolitana y a sectores "golpistas" de la oposición por la violencia registrada en la manifestación oficialista.

"La agresión de la Policía Metropolitana (PM, de Caracas), sin ser agredida por nadie, dejó nueve heridos, uno de ellos de gravedad. Nada justifica que se haya disparado abiertamente contra personas inermes", declaró Rangel.

Los sucesos ocurrieron en un sector pobre del este de Caracas considerada como "chavista", en la cual, en dos lugares distintos y separados por unos 500 metros, se concentraron seguidores y opositores del Gobierno.

La violencia se desató del lado de los seguidores del presidente venezolano, Hugo Chávez, quienes se enfrentaron con la PM supuestamente a tiros, según los medios locales.

Hospital evacuado

Rangel insistió en que la PM "arremetió" contra los "chavistas" injustificadamente, y anunció que el Gobierno iniciará "acciones judiciales" contra el alcalde mayor de Caracas y jefe máximo de esa policía, el opositor Alfredo Peña.

El Ejecutivo también denunciará ante los tribunales al gobernador del estado de Miranda, el opositor Enrique Mendoza, porque junto a Peña autorizaron "irresponsablemente" la concentración opositora en Petare.

"Dijimos que (Petare) era el sitio menos apropiado para realizar esa manifestación" de la oposición, primero porque hay un hospital que debió ser evacuado, y segundo por lo incómodo para el control del orden público", agregó Rangel.

La noche del jueves, el ministro del Interior y Justicia, el general retirado Lucas Rincón, reiteró a los organizadores del acto político opositor "reflexionar" y "cambiar" el lugar de la concentración, que se desarrolló pacíficamente.

Los gases lacrimógenos lanzados por las policías para replegar a los chavistas afectaron a un importante hospital de la zona, que debió ser evacuado y cerrado, lo que colapsó a otro centro de salud público del este de Caracas al que fueron remitidos las emergencias.

Rangel supeditó la "provocación" a un supuesto plan desestabilizador fraguado por los sectores "golpistas" de la oposición, que buscan la salida forzada de Chávez del poder. La oposición responsabilizó a los "violentos" seguidores de Chávez por los hechos, y al propio Gobierno por no evitar la situación.