Internacional

El presidente de Mauritania viajará a España el 1 de julio

La ministra española de Exteriores, Ana Palacio, expresa el apoyo del Gobierno de Aznar a la estabilidad del régimen de Nuakchot, denunciado por violaciones de los derechos humanos por diferentes organismos.
COLPISA, Rabat
15/jun/03 18:08 PM
Edición impresa

COLPISA, Rabat

La ministra española de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, anunció ayer en Nuakchot que el presidente de Mauritania, Maaouiya Ould Taya, un coronel del Ejército que llegó al poder mediante un golpe de Estado en 1984 y fue objetivo de una intentona militar que buscaba derrocarlo hace una semana, visitará España los próximos días 1 y 2 de julio.

Palacio, que es el primer responsable político de un país extranjero que visita Mauritania después del intento de golpe de Estado, manifestó al presidente mauritano, que inició en 1991 una tímida apertura e implantó el multipartidismo, el apoyo del Gobierno de José María Aznar a las "reformas democratizadoras y modernizadoras" y a la estabilidad del régimen de Nuakchot, y rechazó cualquier cambio "violento" en el país.

En la misma línea, Palacio, que tras entrevistarse con Ould Taya compareció ante los medios informativos junto con su homólogo mauritano, se felicitó de que "la situación haya vuelto a la normalidad", una versión defendida con ahínco por los principales dirigentes del régimen.

Sin medidas de excepción

El Gobierno mauritano sostiene que tras la intentona golpista no se han tenido que aplicar medidas de excepción en el país, mientras que sigue la investigación para localizar el paradero del principal cabecilla de la sublevación, Salah Ould Henana, un coronel nacionalista árabe expulsado de las Fuerzas Armadas hace un año.

España apoya política y económicamente, junto con EEUU, Israel y otros países occidentales, al régimen de Nuakchot, que ha sido denunciado en reiteradas ocasiones por sus violaciones de los derechos humanos por Amnistía Internacional y otros organismos similares y por la oposición mauritana, la Agrupación de Fuerzas Democráticas de Ahmed Daddah y la Convención por el Cambio de Messaoud Ould Belkheir.

Ana Palacio destacó el "excelente nivel de las relaciones bilaterales". Para España, es prioritaria la política de proyectos de cooperación con Mauritania, el 90% de los cuales ya se han cumplido, según Palacio. España coopera con Maurirania en diversas sectores económicos y sociales como la educación, la sanidad, las energías renovables, los recursos hidráulicos y la pesca. España es en estos momento el principal beneficiario del acuerdo de pesca firmado entre Nuakchot y la UE, que abarca un periodo de cinco años, de 2001 a 2006, y que permite faenar en aguas mauritanas a 181 barcos españoles.