Comunicación
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Australia-China, primer cruce de cuartos de final leer
LAS TELEVISIONES PÚBLICAS EN CANARIAS

Una realidad fragmentada en imágenes

La especial territorialidad del Archipiélago no deja de ser también para los entes públicos de comunicación una dificultad añadida. Como servicio público, tanto TVE-C como TvC afrontan el reto de la identidad regional, pero sin perder de vista el básico e inherente hecho insular.
15/jun/03 14:45 PM
Edición impresa

Contenidos canarios

Las televisiones públicas del Ar-chipiélago, tanto Televisión Española en Canarias (TVE-C) como Televisión Canaria (TvC), además de afrontar el reto diario de mantener informada a la ciudadanía y ofertarles programas de entretenimiento, asumen el compromiso de sostener y difundir los contenidos propios de la identidad regional e insular. Sin perder de vista su necesaria e imprescindible difusión de lo canario, en el futuro de ambas también se divisa la realidad de cada isla como una apuesta que dé sentido, más allá de la división provincial que de algún modo ningunea a las mal llamadas "menores", a los habitantes de cada uno de los territorios insulares, necesitados también de que sus problemas traspasen los contornos de su espacio físico, se hagan hueco en las programaciones e informativos y ocupen en la construcción de esa re-gionalidad el lugar que por derecho les corresponde.

Además de los directores generales de los dos entes públicos de Canarias, padres, ecologistas, consumidores y un especialista en contenidos canarios subrayan los aspectos positivos y negativos de la tarea que desarrollan TVE-C y TvC como servicios públicos.

Alberto Bacigalupe, director regional de Televisión Española en Canarias, apunta que el medio que el dirige intenta responder a las necesidades informativas, cultura- les y de ocio de la ciudadanía de las Islas, aunque también desearía que el grado de satisfacción y audiencia de TVE-C fuera aún ma-yor.

"Este ente público pasa por mo-mentos de austeridad económica, lo que se traduce que en el caso de Canarias se disponga de un 10% menos de presupuesto este año para afrontar las mismas o mayores necesidades de producción de programas. Y eso, aunque se nota menos de puertas afuera, es posible abordarlo, fundamentalmente, por la voluntad, comprensión y profesionalidad de los trabajadores", afirma Bacigalupe, que añade que "sería inexacto y petulante afirmar que TVE-C satisface al 100% de los canarios, por ello tratamos de mejorar, pero sí que disponemos de los contenidos canarios que dan una identidad propia a este medio de comunicación. Ahí tenemos programas tan señeros ya en las Islas como Tenderete, que sigue manteniendo la fidelidad de la audiencia, a pesar de competir con programas costosísimos de otras cadenas, precisamente en el prime time del domingo".

El director general de Radiotelevisión Canaria, Francisco Mo-reno, habla de la calidad de la televisión que se hace en las Islas y destaca que "estamos en unos niveles de elaboración y apreciación aceptables. Las televisiones públicas en el Archipiélago son, junto con Cataluña, en el caso de TVE, las que más desconexiones realizan para emitir su producción, lo que unido a lo que se produce en las locales y nosotros mismos, si- túan a Canarias como la comunidad española que más contenidos propios presenta a la audiencia".

Por lo tanto, Moreno plantea que habría que establecer dos parámetros: por un lado en cuanto a la cantidad y, por otro, en lo referente a la calidad. "En la parte que me toca como responsable de Televisión Canaria, y en el apartado de la calidad, aunque coincido con Bacigalupe en que es imposible contentar a cada uno de los habitantes de las Islas, sí que intentamos, en nuestro constante crecimiento, abarcar todo el abanico de posibilidades con la imprescindible calidad".

"Ahora que asistimos ?continúa Moreno? a un debate nacional so-bre lo que es la telebasura y cómo ha ido invadiendo las programaciones de las diferente cadenas, en Canarias, en los dos ámbitos de actuación de una televisión pública de estas características, que se po-drían desglosar en el reflejo de la realidad que vivimos en Canarias y de la que se vive en el mundo vista de las Islas. Para todo eso, probadamente esta televisión es una de las que menos recursos disponga. Es la televisión pública más barata de toda Europa. Y esto está en relación directa con lo que se puede producir. Los canarios dedican a Televisión Canaria 16 euros por habitante y año, y creo que con ese dinero de todos los ciudadanos de las Islas tratamos de cumplir con el necesario servicio público. Con todo un abanico de producciones propias y que satisface, además, unas necesidades que otras televisiones no cubren. Por ejemplo, esa franja de tarde dedicada a la programación infantil que, junto con La 2 de TVE y la televisión gallega, somos los únicos que nos ocupamos de este importante segmento de la población, sin tener que pagar para poder verla. Esto es servicio público, además de permitirnos el lujo de emitir en prime time un documental como Planeta Azul, por eso somos una televisión pública, cuando los demás están en otro tipo de contenidos. La diferencia con TVE-C es que nosotros tenemos que programar las veinticuatro horas del día desde aquí".

Pablo Pérez de Aciego Mendoza, representante de la asociación de padres + D 2, coincide en la necesidad de servicio público de las dos televisiones. Debe cumplir los objetivos que la propia Constitución marca, como la difusión de la cultura, el derecho al acceso a una información veraz, etc. Creo que debe cumplir sólo esa función de servicio público y que es dañino que entre en la pelea por las au-diencias y eso cuesta, y lo sabemos, pero evidentemente los ciudadanos lo sabemos y estamos dispuesto a pagar por esta televisión. En cuanto a la calidad, salvo lo concerniente a la telebasura, que no es de recibo, medir la calidad es difícil, pero una de las aspiraciones de los usuarios debiera ser tener la capacidad de quejarse de ellos y sugerir".

Por la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN), su portavoz, Eustaquio Villalba, apunta que debe haber televisión pública, pero que ésta debe huir de la telebasura. Aún a sabiendas de que las públicas responden informativamente a quienes estén en el poder. No han encontrado el punto para informar a los ciudadanos de una manera coherente y honesta. También se echa de menos que se distinga ecología, ecologismo y partidos verdes. Su asignatura pendiente son los debates".

José Miguel Martín, que trabaja en el programa de 32 temas de contenidos canarios de la Consejería de Educación, además de mostrarse de acuerdo con la necesidad de servicio público, "no me preocupa tanto la cantidad, sino la calidad de los contenidos que las televisiones programan, del enfoque se le da. Creo que todavía, para muchos de los que vivimos en esta tierra parece que no concedemos altura a nuestros contenidos como para que tengan mayor espacio en las televisiones públicas de Canarias. Por ejemplo, la lucha canaria está avasallada. No se da la imagen real de lo que es. Siempre se retransmite a los mismos equipos. No se va por las Islas".

Raúl Alonso, de la Unión de Consumidores, matiza que tienen que dar las garantías y la pluralidad, no sólo en el terreno político, sino ser el "reflejo de la sociedad. No tiene por qué generarse sólo en un Consejo de Administración. Tiene que haber pluralidad de la sociedad en su órgano de gobierno a través de la participación de las asociaciones de diversa índole".

"Es necesario ?continúa Alonso? que los sectores participen en su confección. Estoy seguro que es complejo este planteamiento, pero es la única manera de dar respuesta a una sociedad adulta".

LAS TELEVISIONES PÚBLICAS EN CANARIAS