Internacional

Cerca de 250 intelectuales iraníes reivindican en una carta el derecho a criticar al régimen


EFE, Teherán
16/jun/03 18:08 PM
Edición impresa

EFE, Teherán

Más de 200 reformistas iraníes defendieron en una carta abierta publicada ayer el derecho de los ciudadanos a criticar e incluso a expulsar a sus dirigentes, y consideraron que la aplicación de un "poder divino y absoluto" era una "herejía".

"El pueblo tiene derecho a supervisar completamente la acción de sus dirigentes, de asesorarlos, de criticarlos, de obligarlos a dimitir o de expulsarlos si están descontentos con ellos", indican en ese texto especialmente virulento contra los responsables de la República Islámica.

"Ejercer desde su cargo un poder divino y absoluto o colocar a hombres en tal cargo e inspirar miedo a las personas es una herejía contra Dios y una opresión de la dignidad humana", afirmaron los 248 firmantes de esta carta. Entre ellos figuran políticos, religiosos reformistas, miembros de la oposición liberal, intelectuales, profesores universitarios, periodistas y representantes estudiantiles.

La Policía anunció ayer que la calma ha vuelto a los dormitorios de la universidad de Teherán tras cuatro días consecutivos de protestas que causaron sesenta heridos, y de cuya organización el régimen iraní ha acusado a EEUU.

Según la fuente, citada por la agencia oficial de noticias IRNA, 32 agentes del orden y 28 civiles fueron heridos por piedras lanzadas por los manifestantes en los disturbios, que se iniciaron en el recinto universitario para extenderse al resto de la ciudad.

Al menos cinco bancos, 22 coches y 34 motos fueron dañados en los enfrentamientos que se registraron entre estudiantes reformistas, por un lado, y agentes de la policía y partidarios de la línea dura del régimen, por el otro.

El presidente estadounidense, George W. Bush, expresó su apoyo a los manifestantes en favor de la democracia en Irán, en declaraciones efectuadas desde la localidad de Kennebunkport (Maine), donde pasó el fin de semana.